AMLO: promesas y becas para educación superior

Comparte...

Prometer no empobrece. Pero la promesa tanto en el ámbito personal como en el ámbito político tiene un fuerte componente o compromiso ético. Por tanto, se espera que lo se dice es lo que se va a hacer. En la esfera pública, sucede lo mismo, se espera que las promesas se cumplan, y eso de alguna manera se engarza con las propuestas de campaña y las políticas públicas.

Andrés Manuel López Obrador (AMLO), cuando era candidato presidencial, declaró que prefería becarios a sicarios. Para el caso de la educación también declaró, bajo un principio de justicia social, que no habría más rechazados y excluidos a la educación superior.

En el Proyecto de Nación 2018-2024 de AMLO y del partido MORENA la promesa adquirió forma en diversas propuestas, y una de ellas fue “Jóvenes construyendo el futuro” (ver Tabla No 1).

 

Tabla No 1

Jóvenes becarios. Propuesta de meta sexenal

Componente 2019 2020 2021 2022 2023 2024 Meta Sexenal
Reconstruyendo el campo 1,000,000 1,000,000 1,000,000 1,000,000 1,000,000 1,000,000 6,000,000
Brigadas de acción comunitaria 822.448 822.448 822.448 822.448 822.448 822.448 4,934,688
Jóvenes +por venir 200,000 200,000 200,000 200,000 200,000 200,000 1,200,000
Jóvenes becarios 50,000 50,000 50,000 50,000 50,000 50,000 300,000
Jóvenes por la esperanza 225,000 225,000 225,000 225,000 225,000 225,000 1,350,000
Formación para el desarrollo 300,000 300,000 300,000 300,000 300,000 300,000 1,800,000
Meta total 2,599,467 2,599,4688 2,599, 469 2,599, 469 2,599, 469 2,599, 469 15,584,588

MORENA (2017, pág. 404).

La propuesta “Jóvenes construyendo el futuro”, tenía dos componentes: Jóvenes con futuro, y Jóvenes con escuela. La propuesta de Jóvenes con futuro estaba integrada por varios programas: Jóvenes reconstruyendo el campo, Brigadas de acción comunitaria, Jóvenes por la esperanza, Jóvenes + x venir, Emprende y Jóvenes becarios.

Jóvenes con escuela, segundo componente de la propuesta de desarrollo social, se pensó dirigido a apoyar a 300,000 jóvenes de entre 15 y 29 años: 150,000 becas eran para jóvenes de educación media superior, los otros 150,000 para educación superior. Este Programa implicaría una inversión de 29 mil pesos anuales por alumno y un costo total anual de 4,350 millones de pesos.

De acuerdo a una nota periodística de ADN Político (06 de julio del 2018) el programa en su conjunto costaría arriba de los 109,490 millones de pesos de los cuales 8,700 millones serían para 300 mil jóvenes a quienes se les daría una beca de 29 mil pesos anuales (2,416) mensuales.

Una vez que el nuevo gobierno ha entrado en funciones las promesas y propuestas de campaña se espera que se cumplan a través de acciones y de programas específicos. En ese sentido, podemos observar el Programa “Jóvenes construyendo el futuro”.

Los lineamientos de la operación del Programa fueron emitidos el 10 de enero del 2019 en el Diario Oficial de la Federación. El Programa estará a cargo de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social y se considera que se pueda atender alrededor de 2 millones 300 mil jóvenes de entre 18 y 29 años que no estén estudiando y que no estén trabajando. A los jóvenes con esta condición se les asignará una beca mensual de 3,600 pesos por un año.

Este Programa se le está considerando como clientelar (por los jóvenes en edad de votar) y que fomenta que se viva del gobierno y no del trabajo propio. Sin embargo, se arguye que el Programa “jóvenes construyendo el futuro” tiene como propósito la capacitación para el trabajo. Y en ese sentido, la capacitación va enfocada a actividades artísticas y deportivas, administrativas, ventas, servicios, actividades agropecuarias, oficios y actividades industriales. Esperemos que funcione.  

En el caso del Programa Jóvenes con escuela, suponemos que estará a cargo de la Secretaría de Educación Pública. Pero no queda claro si el Programa (enfocado a educación superior) se funde o se suma a otros programas ya existentes aglutinados en la Coordinación Nacional de Becas para Educación Superior.  

Lo que si queda claro en el actual gobierno es que la gran apuesta financiera a los programas de asistencia y compensación social (becas o ayudas económicas) a educación, implican un voto de confianza al individuo, pero no al fortalecimiento de las instituciones educativas. Finalmente, esta apuesta por los programas de compensación y ayuda social implica un revés a las instituciones educativas, y una apuesta profundamente peligrosa.  

En la siguiente entrega, hablaremos sobre las otras propuestas para educación superior y el tema del financiamiento a las instituciones de educación superior.

Comparte...

Comentarios en Facebook

Sobre César García García

avatar
Tecnológico Nacional de México/CIIDET. Twitter: @cesar_garcia131

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*