Como anillo al dedo: la SEP y la pandemia

Comparte...

Rogelio Javier Alonso Ruiz* 

Si uno se deja guiar por los boletines emitidos por la autoridad educativa federal, parecería que la pandemia apenas si afectó a las escuelas mexicanas. Incluso, podría pensarse que la crisis sanitaria fue favorable para el sistema educativo. En resumidas cuentas, al leer los boletines, durante tal lapso los aprendizajes continuaron igual o mejor que cuando las escuelas estaban abiertas (boletines 196 y 239), la revalorización del magisterio se apuntaló (boletín 269), la educación dio un salto tecnológico arropada por una robusta infraestructura y capacitación (boletín 275) y enfrentó al defecto más nocivo de la escuela mexicana: la inequidad (boletín 289) . No hay dificultades de abandono escolar, tampoco de familias incomunicadas ni mucho menos problemas de reprobación. Tampoco hay tensiones entre docentes y padres de familia, ni profesores estresados. Pareciera, como alguna vez señaló el presidente de la República, que la pandemia cayó “como anillo al dedo” a la Secretaría de Educación.

El boletín más reciente, el número 40 (SEP, 2020), ya con la nueva secretaria, Delfina Gómez Álvarez, se titula “Nueve de cada 10 alumnos adquirió nuevos aprendizajes con la estrategia Aprende en Casa”. Muchas dudas quedan en el aire al revisar minuciosamente el comunicado: ¿qué aprendizajes? ¿cuántos aprendizajes? ¿cómo comprobaron esos aprendizajes? ¿a qué niños y jóvenes hace alusión? Y una pregunta mucho más de fondo: ¿qué entienden por aprendizaje? El dato se deriva de una encuesta nacional, de la que no se dieron mayores detalles técnicos, aplicada a más de cuatro millones de actores educativos. No hay contexto en los resultados presentados.

¿Qué motiva a las autoridades educativas federales, desde ya hace algunos meses, a decir que el aprendizaje se ha dado en el 90% de los casos? Una probable explicación puede ser el hecho de que la televisión, medio principal de la estrategia, tiene precisamente tales niveles de penetración en los hogares mexicanos. Se compararía probablemente ver la televisión con aprender. Tal confusión podría ser entendible en alguien que, por su pasado laboral, equipara el éxito educativo con los ratings de televisión, no así de quien, a su llegada a la SEP, tiene como principal carta de presentación el conocimiento de las entrañas de la docencia y la escuela mexicana. ¿Estará convencida la ex maestra de grupo y ex directora de escuela de los datos que publica la dependencia que dirige?

La misma Comisión Nacional para la Mejora Continua de la Educación (MEJOREDU) ha señalado previamente que “en promedio 16.5% de informantes [docentes] reportó que la mitad o más de sus estudiantes no pudo participar en la educación a distancia” (MEJOREDU, 2020, p. 56). Por esta simple falta de participación en la educación a distancia, las cifras que dan título al boletín sucumben. A eso habría que agregar otros factores, invisibles en los boletines, pero que sin duda afectan al aprendizaje, como el abandono escolar, las carencias culturales y materiales en el hogar, las fricciones entre familias y maestros, los ambientes socioemocionales nocivos en el hogar, el trabajo infantil y muchos otros que posiblemente estén ganando presencia en el escenario que ha traído la pandemia.

Bien sabe, o debería saber, la maestra Delfina Gómez que hablar de aprendizaje va más allá de la mera comunicación por mensajería instantánea, de encender la televisión o de seguir con el ciclo escolar. Nada tiene de malo ver el vaso medio lleno, pero ese optimismo no debería ser motivo para magnificar lo conseguido o para ocultar los graves problemas por atender: ni siquiera con los abundantes e invaluables esfuerzos del magisterio las cifras aludidas se acercan a la realidad. Más allá de la inexactitud del dato publicado, lo que preocupa es la continuidad del discurso alegre y muchas veces infundado del ex secretario, un discurso frecuentemente alejado de lo que sucede realmente en la cotidianeidad de los docentes y alumnos. La maestra tiene que hacer valer su perspectiva desde el aula y no desde la oficina.

*Rogelio Javier Alonso Ruiz. Profesor colimense. Director de educación primaria (Esc. Prim. Adolfo López Mateos T.M.) y docente de educación superior (Instituto Superior de Educación Normal del Estado de Colima). Licenciado en Educación Primaria y Maestro en Pedagogía.

Twitter: @proferoger85

REFERENCIAS

MEJOREDU (2020).Experiencias de las comunidades educativas durante la contingencia sanitaria por covid-19. Educación básica. México: autor.

SEP (2020). Boletín No. 40. Nueve de cada 10 alumnos adquirió nuevos aprendizajes con la estrategia Aprende en Casa. Disponible en: https://www.gob.mx/sep/es/articulos/boletin-sep-no-40-nueve-de-cada-10-alumnos-adquirio-nuevos-aprendizajes-con-la-estrategia-aprende-en-casa?idiom=es

Comparte...

Sobre Pluma invitada

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.