Corrupción, sindicato y enseñanza

Comparte...

De Aristóteles a Paulo Freire, pasando por Kant, Rousseau, Vasconcelos y otros grandes educadores, la idea de enseñar con el ejemplo —aunque expresado con palabras diferentes— es una constante en las teorías pedagógicas clásicas. También en los enfoques que emergieron con la nueva sociología de la educación, como el del currículo oculto.

La síntesis: los educandos aprenden más por lo que hacen los educadores que por lo que éstos les dicen que hagan. Si un maestro es bondadoso, constante, sabe de su materia y puede conducir al grupo, los alumnos aprenden. Lo mismo sucede con los malos ejemplos. Esta forma de educar, que los expertos llaman informal, no es privativa de la escuela, es parte de la vida misma.

La honestidad y su antípoda, la corrupción, se engendran en las instituciones de acuerdo con las reglas informales, mediante los juegos del poder, no por lo que dictan sus estatutos. Las rutinas virtuosas y perversas se reproducen en cada acción cotidiana. En la experiencia sindical que emergió del régimen de la Revolución Mexicana, predomina la inmoralidad sobre la rectitud.

gordilloPor ejemplo, es proverbial la riqueza que presumía Elba Esther Gordillo —que, como el gobierno no la ha recuperado, la disfrutarán sus herederos— y es presumible que la nomenclatura del Comité Ejecutivo Nacional del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación también posea bienes al por mayor. La corrupción, que los líderes aprendieron del —y superaron al— ejemplo de sus predecesores, sirvió para que la élite acumulara tesoros y los cuadros medios le encontraran el camino.

El sábado pasado, el Miami Herald, en su sección de bienes raíces, publicó un artículo de investigación de Nicholas Nehamas y Tim Johnson. En éste ponen al descubierto que un diputado mexicano posee condominios de lujo en Miami por 8.2 millones de dólares. Evidencian que, en un día de junio de 2005, ese legislador y su familia adquirieron 11 propiedades; la transacción fue en efectivo. El lector interesado (y tal vez alguien del SAT) puede consultar la información en: http://www.miamiherald.com/news/business/real-estate-news/article7206869….

José Bernardo Quezada Salas es diputado plurinominal por el Panal y presidente de las comisiones de Ciencia y Tecnología y del Distrito Federal. Era secretario general de la Sección 11 (trabajadores administrativos de la SEP) en 1989, cuando el gobierno de Carlos Salinas se deshizo de Jonguitud Barrios.

quezada-salasPero Bernardo Quezada se alineó a los nuevos tiempos. Fue secretario de créditos y vivienda del CEN del SNTE de 1989 a 1992, cuando la señora Gordillo fungía como secretaria general. Antes él había comandado la Sección 60 del SNTE, la que agrupa a los trabajadores del IPN. Y repitió en 2013, como presidente de la comisión ejecutiva.

Cuando la señora Gordillo cayó en desgracia, el diputado Quezada no la acompañó, de 2013 a 2015 fue integrante del equipo nacional del SNTE. Mantuvo cercanía con Mónica Arriola, pero cuando los aires cambiaron, él rectificó y se puso al servicio de Juan Díaz de la Torre.

Si bien ocupó carteras importantes en el CEN del SNTE, Bernardo Quezada no era lo que se pudiera considerar integrante del primer círculo, ni con Gordillo ni con Díaz de la Torre. Sin embargo, acumuló una fortuna.

El Miami Herald desnuda sus propiedades en Miami, ¿cuántas más tendrá en México? En ese mismo reportaje dan cuenta de los negocios que el diputado Quezada mantiene con su suegro; éste vendía a crédito a los maestros, los pagos se descontaban de la nómina.

Si observamos lo que se sabe de la hacienda de la señora Gordillo y la comparamos con la de Bernardo Quezada, que fue uno de sus vicarios menores, nos podemos imaginar lo que poseen los jerarcas del SNTE.

La corrupción fue una escuela sindical y política. Hoy está en la médula de la nación. Los ejemplos de los líderes del pasado se reprodujeron en forma ampliada en las instituciones del Estado y las organizaciones civiles. El aprendizaje fue efectivo. El caso de Quezada Salas no es más que un garbanzo de poca monta. El patrimonio de los peces grandes ha de ser inmenso. Mientras, los maestros de base apenas la libran.

RETAZOS

Dice mi amigo,  El Maestro, que el diputado Quezada Salas hizo bien su trabajo como secretario de vivienda del SNTE; proveyó a toda su familia.
Otros reportajes del mismo diario informan que Alejandro Murat Hinojosa, candidato del PRI al gobierno de Oaxaca, posee propiedades de lujo en Estados Unidos.

Comparte...

Comentarios en Facebook

Sobre Carlos Ornelas

avatar
Carlos Ornelas es doctor en educación por la Universidad de Stanford. Es Profesor de Educación y Comunicación en la Universidad Autónoma Metropolitana Xochimilco. Sus intereses de investigación incluyen el estudio de reformas educativas en perspectiva comparada. Su libro, El sistema educativo mexicano: la transición de fin de siglo (México: Fondo de Cultura Económica, 1995), tiene dos ediciones y 15 reimpresiones.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*