Del programa sintético al programa analítico.  ¿Cómo elaborar el plano didáctico? 

Reynaldo Rivas Vargas 

La semana comprendida del 2 al 6 de enero de 2023 marcó de manera histórica la formación continua de los profesores y las profesoras de los docentes de Educación Básica, (preescolar, primaria y secundaria) de este país, una nueva forma de poder llevar a cabo los talleres que pusieron como énfasis construir los programas analíticos, fue una acción que hay destacar, porque fue realizada de una manera diferente, como no se hacía desde décadas atrás. Situación que puso como bisagra, un nuevo imaginario para adentrarse en el conocimiento y apropiación de los planes y programas de estudio 2022. 

La tarea consistió en un devenir de los docentes, para poner en juego eso que tanto ha solicitado, poder tener injerencia en cómo planear para atender de manera situada, contextual y real la enseñanza, y que ello repercuta también en el aprendizaje de los NNA. Cuya resultante se apegue más a su realidad y, sobre todo, que responda a los intereses de los estudiantes. El programa analítico abrió esa gran posibilidad de hacerlo y de manifestarse en los profesores y profesoras de preescolar, primaria y secundaria, como sujetos pensantes, con conocimiento y experiencia, y también con autonomía para tomar esa gran decisión. Pasar del programa sintético al analítico. 

Para sorpresa general este Taller intensivo para docentes, nuevos planes y programas de estudio ha sido como un regalo de Día de Reyes (por las fechas en que se llevó a cabo), metafóricamente hablando, porque era una petición que por décadas se ha manifestado, y que ahora se hizo patente. Dádiva que los colocó para pensar ¿Cómo planean y desarrollan su intervención en el aula de clase?, y que mejor manifestación en una semana conocida en México como el día de los reyes magos, en donde los niños en muchos casos y en otros no son llenados de juguetes como consecuencia de haberse portado bien, durante todo el año. 

He de subrayar que este taller estuvo respaldado y programando en el calendario escolar 2022-2023, además, por el artículo tercero constitucional, en la ley general de educación, en el acuerdo 14-08-2022 y el mismo anexo a este acuerdo, y sobre todo en los programas llamados ahora sintéticos, quienes con base a su diseño permite que en la práctica, en la experiencia docente, sean la pauta para tomar decisiones por parte de los mentores y además, de que están posicionados para darles la voz, para que como ese profesional de la educación, ejerza ese derecho de poder incidir de manera importante en el currículo que se ha diseñado y, con ese garante, insisto de ejercer esa autonomía curricular, de la que tanto ha esperado el profesor y la profesora para poder ellos desde su trinchera, elaborar bajo la rectoría de la SEP, y desde su comunidad, desde su Experiencia, decolonizar la enseñanza y el aprendizaje, para pensar ¿Cómo elaborar los programas analíticos? Y ponderar el plano analítico.  

Un punto central para ir en la conquista de lo que ha tejido la Nueva Escuela Mexicana (NEM), si ustedes lo quieren ver así, está pensada desde una acción que como diría Camus se soslaya en lo absurdo, pero que, sin duda en eso que pareciera una locura, algo ilógico, hasta descabellado, porque algunos argumentos en contra de este movimiento desarrollado durante estos días, se ha pensado desde hace tiempo, que solo aquellos que conocen de lo curricular, de la planeación o de la evaluación, son los idóneos para decir qué trabajar y cómo trabajar la enseñanza y el aprendizaje, para poder ser llevado por los profesores y las profesoras, a ese espacio llamado aula escolar. Quitándole toda posibilidad de que sean ellos, quienes puedan construir o apoyar como hoy se piensa, desde el codiseño la posibilidad de deliberar de otra manera lo que se enseña y lo que se aprende. 

Tarea que por supuesto no fue para nada sencilla, porque el paradigma histórico se ha basado en colonizar la enseñanza y el aprendizaje y que esa estructura ha permanecido por más de treinta años, y cuando hablo de este tiempo, hago referencia a que los docentes se han acostumbrado a recibir las instrucciones por parte de su autoridad educativa y las reproducen como corolario, de allí que en muchos de ellos se den expresiones como: es la misma gata nada más que revolcada y con gatitos, porque han ido observando que cada sexenio un poco como dicen los maestros en la jerga diaria desde el escritorio se piensa y se diseñan para que sea ejecutado esos nuevos y planes y programas de estudio, en las escuelas que conforman preescolar, primaria y secundaria. 

Ante lo que vengo argumentando recordé aquella película sueños de fuga (1994), porque me sitúa para poder argumentar el por qué del afán de ir pensando en decolonizar la enseñanza y el aprendizaje, y esta película me sirve para complementar lo que vengo diciendo. Para hacerlo, traigo a memoria un pasaje de esta extraordinaria película, donde la narrativa y una de sus conclusiones nos sitúa en un diálogo que hace Morgan Freeman con sus compañeros de prisión, y él les explica lo que sucede con aquellos prisioneros que después de ser colocados en libertad y que su desenlace al verse libres de los barrotes de la cárcel y poder con ello, ahora ser libres y continuar con su vida que tanto anhelaban cuando estaban en prisión (después de haber pasado por mucho tiempo en la cárcel y lo más delicado,  a diario haciendo lo mismo). La resultante para no hacer spoiler de toda la trama, concluían que aquel o aquellos prisioneros al verse separados de las rejas y ser puestos en libertad y al no tener en claro hacia dónde irse, o qué hacer, optaban por una salida fácil, quitarse la vida. Parafraseo un poco, sobre lo que Freeman les explica a sus compañeros que aún permanecen en prisión con él, nuestros compañeros no supieron qué hacer porque fueron institucionalizados y al no saber hacia dónde ir recurren a lo más fácil, morir primero, que intentar a hacer algo diferente. 

La comparación que hago de esta película con lo suscitado durante esta semana advierte porque quizá a más de uno de los profesores y profesoras, muy probablemente se sintió así, institucionalizados, porque plasmar un programa analítico, no era nada sencillo, habría que romper varios paradigmas. El primero era leer y tener totalmente en claro varios documentos que le colocaban para poder adentrarse y voy a señalarlos:

  1. El artículo 3º constitucional.
  2. La ley general de educación.
  3. El acuerdo 14-08-2022
  4. El anexo al acuerdo 14-08-2022
  5. Avance del contenido para el libro del docente. El diseño creativo. (Ciclo escolar 2022-2023).
  6. Los programas sintéticos por fase y nivel educativo.

El segundo momento y me parece el más importante, después de tener las lecturas de los numerales del 1 al 4, continuar con el 5 y el 6. Lo que representó dejar eso de ser institucionalizados, para que en colaborativo y con una mirada crítica, que problematizara su realidad, que pusiera en juego la colaboración de todo el colectivo docente, comenzar a construir ahora sí, sus programas analíticos, tarea que los colocaría de manera muy interesante e importante en el enfocarse sobre lo que el documento titulado, avance del contenido para el libro del docente. El diseño creativo, les señalaba. 

Me parece que esa era una tarea que les ayudaba a clarificar hacia dónde los docentes tendrían que navegar, lo que les permitía tomar de manera muy puntual lo que su contenido plasmaba. Les instalaba en el quehacer de esa semana de trabajo, cuya trama radicaba en comprender qué es un programa analítico,  discutirlo y clarificarlo, de allí pasar a los tres planos que coloca este documento. El primero titulado, análisis del contexto socioeducativo de la escuela, donde tendrían que problematizar las condiciones de la escuela, ser muy cuidadosos porque ofrecía 4 momentos que tendrían que ser muy observados y depurar, para no hacer solo un recuento de los hechos, sino profundizar, estar conscientes de lo que se buscaba, para alumbrar e ir en la conquista de su programa analítico. 

El segundo plano llamado de contextualización está pensado en revisar los programas sintéticos, metodológicamente, a través de reconocer su realidad, su comunidad, para trazar como dice el documento el horizonte de acción. El otro será reconocer las estrategias nacionales (anexo al acuerdo 14-08-2022) y dentro de sus alcances de este plano, los colocaba en el horizonte de trabajo de contextualización como así lo expresa el documento.

Ahora bien, es importante poner en claro, que en la resultante o el producto si así se quiere subrayar, es aclarar ante lo acontecido, comentar que sí era importante proyectar un posible programa analítico, o inclusive llegar al plano didáctico, que datara de la realidad de su contexto, del conocimiento de su grupo, de sus alumnos, me parece que diseñar un programa analítico como en algunos espacios consumaron, era necesario apuntar insisto, tener en claro los planos, porque ello les daría certeza de cómo construirlo, teniendo argumentos para reflexionar y problematizar el aprendizaje y la enseñanza. Porque derivado de ese ejercicio, una tarea a resolver florecería en dar respuesta al ¿Cómo construir el programa analítico desde lo sintético?, ¿codiseñar o desarrollar el plano didáctico?  Sin tener como resultante un producto que quizá los pudo confundir más, o ubicarse solamente en su construcción omitiendo los pasos que ya señale anteriormente. 

Basándome en lo acontecido quedaron tareas que habrá que seguirse sopesando porque una tarea fundamental para dar pasos que induzcan a clarificar la propuesta de la NEM, tiene que estar permeado y continuar en la revisión y lectura de todos los insumos que ha generado la SEP, para poder asumir, en el codiseñar y potenciar su plano didáctico, teniendo bien claro como consecuencia alguna metodología de las que ha propuesto (ABP; ABR; ABPC, etcétera), como respuesta de que parte de su realidad, de un problema y después la problematiza, y no como sucedió en muchos casos de que de manera desesperada urgía entregar como fruto de esa semana, un programa analítico. Porque advierto que sí en su desarrollo no se tuvo la comprensión de lo que se buscaba en esta semana, lo más probable es que los docentes se sientan muy enmarañados.  

Finalmente me parece que fue un trabajo muy exquisito para los docentes y las docentes de preescolar, primaria y secundaria. En algunos casos se les veía en los rostros de agrado, en otros de angustia, de duda, y de colocar ahora como interrogante ¿Qué sigue ahora? Para consolidar como manifestación de concebir hacia dónde los quiere llevar la a los mentores la propuesta del programa analítico de la NEM.  

La tarea fundamental en lo que resta del ciclo escolar y en espera del próximo CTE y del próximo taller, de los profesores y las profesoras, consistirá muy seguramente en será en continuar en la formación sobre el conocimiento de la Estructura Curricular de los Planes y Programas de Estudio para la Educación Básica Mexicana 2022. Porque quizá en los resolutivos a los que lleguen podrán comprender que tiene una lógica muy interesante, que está pensada desde la colaboración, en el codo a codo con los otros y las otras, y que ha colocado como un eje nodal, el de decolonizar a la enseñanza y el aprendizaje. 

About Pluma invitada

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*