La Infodemia también es una pandemia

Comparte...

Teresa Galicia

“Ahora en cambio la inseguridad existencial

es global y simultánea y está incluso en la

cabeza de los individuos conectados a

las redes de comunicación”

 Habermas.

La palabra Infodemia, se refiere a una forma de pandemia con propagación mundial, similar a lo que implica la aparición de un nuevo virus. Esta pandemia es producto de rumores, noticias falsas y desinformación generada en situaciones de emergencia (Morales, 2020). En ella, tal como está sucediendo en este periodo, existe un exceso de información, a veces manipulada y en donde se propagan rumores, lo que contribuye a la desinformación y aumenta la ansiedad en buena parte de la población.

El subsecretario de Salud López-Gatell, usó este neologismo para explicar las conductas fóbicas que se han visto en el país, las cuales se basan en la combinación tóxica de ignorancia y miedo, lo que es sumamente preocupante ante la actual emergencia sanitaria por el aumento del Covid-19. Se propaga rápidamente y es igual de peligrosa que el propio virus por la proliferación de noticias falsas.

Según Hurtado (2020), en México se está expandiendo la propagación de noticias falsas que circulan en las redes sociales y algunos medios de comunicación tradicionales, lo que genera un impacto adverso para enfrentar la situación. Las también llamadas fake news, tienen un efecto directo en el estado de ánimo y de no tener cuidado, poco a poco evolucionan hasta generar pánico y violencia.

Este profesor-investigador de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la UNAM, menciona que las cinco redes sociales más utilizadas por los mexicanos son WhatsApp, YouTube, Twitter, Instagram y Facebook; esta última tiene más de 82 millones de usuarios, de los cuales 88 por ciento (70 millones) aseguran haber recibido alguna vez mensajes erróneos. La   Infodemia ya alcanzó cifras importantes en nuestro país y nos convierte en el segundo, después de Turquía, con mayor generación de noticias falsas.

Estas noticias tienen como objetivo a las personas que usan la redes ocasionalmente o que no reflexionan, no investigan y comparten sin analizar su contenido. Se está presentando además una intención política promovida por ciertos grupos para fundamentar la idea de un gobierno fallido dentro de una campaña permanente anti AMLO y su gobierno. El pasado 15 de abril, Esteban Moctezuma alertó sobre una noticia falsa que circuló en las redes sociales a través de una cuenta falsa a su nombre y con su fotografía. En esa fake news, se aseguró que el sueldo de los maestros estatales se vería afectado con un recorte del 50 por ciento debido a la pandemia del CODIV-19, lo cual aclaró “es falso, doloso, absurdo y busca confundir”.

La tecnología digital es ubicua porque  está en todas partes, los cambios en las sociedades avanzadas en los últimos años se han producido fundamentalmente en el campo de los medios, lo que nos lleva a cuestionarnos  qué y cómo deberíamos aprender en función de las necesidades de los ciudadanos del siglo XXI, reconociendo que las nuevas formas digitales, como los videojuegos, las redes sociales y las aplicaciones de realidad aumentada y virtual aportan muchas alternativas, por lo que surge la necesidad  de ordenar y organizar los nuevos contenidos, para lograr una real  interacción con esos medios digitales, de tal manera  que cada persona desarrolle su competencia mediática interaccionando de manera crítica con mensajes producidos por los demás, pero también, siendo capaz de producir y de diseminar mensajes propios (Ferres y Piscitelli,2012).

Pero, en este momento de la pandemia ¿qué podemos hacer? Lo recomendable es establecer una sana distancia con las noticias y lo que circula en las redes sociales. ¿Cómo?  siendo un lector crítico, no creer el 100 por ciento de lo que se publica, dándose unos minutos para corroborar antes de compartir, guardar la calma y no dejarse llevar por los impulsos, ni hacer comentarios deliberados si no se tiene la seguridad de su veracidad.

Recordemos que no se puede controlar el mañana, el hoy tiene que ser aprendido. La ansiedad bloquea, llega un momento en que solo piensas en el problema, el campo mental se estrecha y se vuelve monotemático, por eso la invasión de terror psicológico que pueden lograr en las personas los medios de comunicación y las redes sociales es tremendamente perjudicial (Palermo, 2014).

Para controlar la epidemia de la mejor manera, tal y como expresó en cuanto al tema de la Infodemia el subsecretario, es necesaria la solidaridad de las personas, pero también la reflexión crítica acerca de este problema y socializarlo entre todos los miembros de las familias, con el fin de que no se llegue a casos extremos en los que la fobia y el odio controlen sus acciones (López Gatell, 2020).

El ámbito familiar merece una atención especial en esta situación, puesto que implica un factor clave en la cadena de responsabilidades sociales. Los padres de familia tienen que acercarse y conocer el alcance de la competencia mediática de sus hijos e hijas: lo qué pueden hacer y lo qué deberán hacer, conocer los recursos de los que disponen vinculados a un actuar con responsabilidad ética.

Para la escuela se presenta el reto de formar al profesorado y a los alumnos de todos los niveles y modalidades educativas para desenvolverse en este entorno digital de manera coherente y crítica. Esta visión, según Pérez-Escoda (2017), supone redefinir el concepto tradicional de alfabetización, sugiriendo que el objeto de la misma debe ser formar para que se pueda realizar un uso culto, crítico e inteligente de la información que se vehicula a través de las múltiples herramientas y redes de naturaleza digital de las que disponemos hoy.

Buena parte de la sociedad mexicana está participando de manera responsable  tanto individual como colectivamente: nos estamos quedando en casa, mantenemos la sana distancia sugerida, estamos usando cubrebocas, se están implementando apoyos gubernamentales,  las pequeñas empresas están resistiendo al máximo, se está informando de manera sistemática sobre lo que ocurre con la propagación del virus,  existen acciones  de solidaridad tanto de diversas instituciones como de  la sociedad civil, los miembros del sector salud están haciendo un titánico trabajo, las familias y los maestros buscando cumplir los objetivos educativos etc. Por tanto, es indispensable el manejo crítico e inteligente de la información para no seguir propagando esta Infodemia, que es tan nociva y peligrosa como la misma pandemia del Covid-19.

Referencias

Ferrés, J. y Piscitelli, A. (2012). “La competencia mediática: propuesta articulada de dimensiones e indicadores”. Comunicar, 38, 75-82.

Hurtado, J. (2020) “Radiografía sobre la difusión de fake news en México” Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la UNAM.

Palermo, S. (2014). “Vivir sin ansiedad”, Editorial Ediciones B. 2014.

Pérez-Escoda, A. (2017). “Alfabetización mediática, TIC y competencias digitales”. Barcelona: Editorial UOC.

Infodemia Covid 19 by Maria Luisa Morales on Genial.ly

Comparte...

Sobre Teresa Galicia

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.