Las respuestas que queremos

                 
Comparte...

Wenceslao Vargas Márquez

Es sorprendente la actitud del CEN del SNTE, temporalmente en manos de Alfonso Cepeda. Siendo lo que fueron, cómplices del desafortunado sexenio federal 2012-2018, y de la reforma educativa que aplaudieron con Chuayffet, Nuño,  Meade y Nueva Alianza, hoy se atrevan a decir que consultan qué es lo que desean los miembros del sindicato. Eso debieron hacer en el año 2013 frente a la reforma educativa pero los venció la codicia: vender los derechos de los representados a cambio de dinero público.

No es complicada la respuesta a la consulta y para llegar a ella no se necesita mucho: queremos que se vayan del cargo sindical que indebidamente detentan. La razón de ese deseo es que fueron traidores al magisterio mexicano a cambio de dinero, dinero público que el gobierno les entregó para supuestamente difundir las bondades de la reforma. Ahora salen con que consultan.

El sexenio sindical que arrancó en octubre de 2012 para concluir en octubre de 2018 no se cumplió porque Juan Díaz, Alfonso Cepeda y Jaime León Navarrete, adelantaron las elecciones a febrero de 2018 (ya pasó un año) para no encontrar en el camino un triunfo nacional de Morena. En ese sexenio Cepeda manejaba el dinero del SNTE. Una biografía oficiosa de Alfonso Cepeda Salas, fechada en Hermosillo, Sonora, en el reciente 18 de diciembre de 2018, dice de Cepeda: “Posterior a la realización del VI Congreso Nacional Extraordinario, realizado en octubre de 2012, fue nombrado Vocal del Comité Nacional Electoral y el 7 de diciembre de 2013, en reunión del Secretariado Nacional, fue nombrado Coordinador del Colegiado Nacional de Administración y Finanzas y ratificado en el cargo por mandato de la XXXIX Sesión Extraordinaria del Consejo Nacional del SNTE”.

Esto quiere decir que desde diciembre de 2013 y hasta febrero de 2018 a Cepeda le tocó recibir y administrar todo el dinero que Chuayffet y Nuño le dieron a él y a Juan Díaz para difundir los supuestos beneficios de la reforma y del modelo educativo (y además fundar una orquesta sinfónica). Por eso hoy, si él hace una consulta nacional para saber cuál es nuestro más fuerte deseo como sindicalistas, la cosa es simple: que devuelva el dinero y que se vayan del cargo. Ese es el primer renglón, la petición número uno, de nuestro Pliego Personal de Demandas.

En agosto de 2018 un diario nacional (bit.ly/2Wk1DuU) estimaba en 3 mil 130 millones de pesos entregados a Juan Díaz y recibidos por Cepeda, Coordinador del Colegiado Nacional de Administración y Finanzas de Díaz. A esto hay que sumar las cuotas sindicales cuyo monto y destino siempre ha sido un misterio egipcio. ¿Total administrado por Cepeda? Entre los sobornos recibidos de parte del gobierno -bajo el pretexto de la reforma- más las cuotas sindicales, muy probablemente la administración nacional del SNTE tuvo en sus manos unos 5 mil millones de pesos. Se ignora el paradero de toda esta montaña de dinero.

No quisieron saber la opinión del magisterio cuando la reforma educativa y cuando marchamos en 2013 exigiendo su anulación. Hoy la consulta es un simulacro que hacen Cepeda y su grupo con la idea de buscar engañar al que se deje para sostenerse en el cargo hasta el año 2024. No se podrá porque hay un proceso en marcha para hacer elecciones sindicales que regularicen la vida del SNTE, alterada al haberse violado los estatutos pues siendo la duración del mando nacional de seis años, el periodo fue alterado a cinco años al adelantarse las elecciones. Además, si Juan Díaz se fue, por las razones que sean, Cepeda debe irse también, y no hay que consultarlo tanto.

Hace unas horas, un diario nacional del miércoles 6 de febrero apuntaba que, vía redes sociales, el SNTE decía que en la consulta nacional (hecha para conocer nuestros más fuertes deseos sindicales) se recibieron 636 mil 123 propuestas. Ojalá alguna de ellas sea la solicitud de conocer el paradero de tantos miles de millones de pesos y la petición de que se realice el proceso electoral interno del SNTE este año, lo más pronto posible. Estas son las respuestas que queremos. De otra forma, no serán 636 mil propuestas sino 636 mil 123 mentiras.

Posdata.- Al Presidente López Obrador: Erick López Álvarez Tostado, Subdirector nacional de la Zona Sur de CBTis (Uemstis-SEP), Av. Universidad 1200, Ciudad de México (asesorado por los abogados Tomás Chávez Nava y Fidel Mosqueda Camacho, ambos al servicio desde la administración anterior para golpear y cesar profesores) informa en oficio membretado del reciente 29 de enero que él, Erick López Álvarez Tostado, no acompañará a la Presidencia de la República en el trabajo de encontrar soluciones para los profesores cesados. C. Presidente, el oficio se lo hemos enviado por diversas vías, ojalá llegue a sus manos. El teléfono de ellos es 5536002111, extensión 60531, para saber de dónde sacan la idea de golpear y socavar la voluntad política de la Presidencia de la República.

 Twitter @WenceslaoXalapa

Comparte...

Sobre Pluma invitada

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*