MEJOREDU: el elefante blanco del Sistema Educativo

Erick Juárez Pineda
Erick Juárez Pineda

Erick Juárez Pineda*

La Comisión Nacional para la Mejora Continua de la Educación (MEJOREDU) incumple lo que mandata la Constitución y pareciera que a nadie le importa.

Su Consejo Técnico tiene la tarea de asesorar, revisar y, en su caso, formular recomendaciones técnicas y metodológicas a la Junta Directiva sobre los trabajos correspondientes en materia educativa.

Además, se supone, propone estrategias, metodologías de evaluaciones diagnósticas, indicadores, lineamientos, políticas, directrices, elementos y criterios; así como la realización de estudios, informes, proyectos y análisis de las acciones implementadas.

Este Consejo debería estar integrado por siete personas nombradas por la Cámara de Senadores las cuales tendrían que ser renovadas en forma escalonada.

El artículo 3o, fracción IX, de la Constitución y las leyes que de ahí se desprenden señalan que en caso de falta absoluta de un integrante, la Junta informará inmediatamente al Senado; pero, actualmente, el Consejo solo tiene un integrante, quien, en teoría, tendría que realizar, coordinar y dar seguimiento a las actividades de los siete comités que lo conforman: Educación Básica, Educación Media Superior, Educación Superior, Educación Inicial, Educación Indígena, Formación Docente y Educación Inclusiva.

Inicialmente, estaba integrado por Gabriel Cámara, María Alvarado, Leonel Pérez Expósito, Rafael Freyre, Norma Pesqueira, Tomás Miklos y Rocío Bárcena. Sin embargo, poco a poco fueron abandonando el cargo por término de su gestión, para ocupar otros puestos o unirse a proyectos en diferentes espacios de la administración pública, sin que nadie les sustituya, como marca la Constitución. 

Hoy, solo Leonel Pérez Expósito es el único consejero y estará en el cargo hasta 2023, sin que desde el Senado o la Secretaría de Educación Pública hagan un posicionamiento respecto a los miembros faltantes.

Aunado a este incumplimiento Constitucional, existe una profunda decepción por parte de algunos ex integrantes del mismo.

Recientemente, Gabriel Cámara catalogó como una ofensa e insolencia que no se haya involucrado a MEJOREDU en la formación y debate del nuevo Marco Curricular; Tomás Miklos remató diciendo que desde la Junta Directiva de esta misma institución se minimiza e ignora el trabajo y las propuestas realizadas desde el Consejo Técnico, por lo que se va frustrado por diversas limitaciones; y Rafael Freyre al despedirse, indicó que hace falta tener un “apego más cercano a la Constitución”. 

MEJOREDU nació entre escándalo. En su primer intento de conformación, denunciamos desde Educación Futura (https://bit.ly/3DH3Eb7) diversas irregularidades en la selección de su Junta Directiva por parte de candidatos y del mismo Senado: plagio, incumplimiento de documentos y falta de información pública, empantanaron el proceso, el cual, se tuvo que repetir gracias a la presión de diversos sectores académicos, actores educativos y medios de comunicación. 

Su surgimiento a raíz de la Reforma Educativa del gobierno del presidente López Obrador y que fue pensado como sustituto del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), ha dejado más dudas que certidumbres sobre su papel dentro del Sistema Educativo Nacional. 

Tal vez sea su falta de estrategia de comunicación o la poca visibilización de su vinculación con otros actores e instancias educativas, pero, de no tomarse en serio, podría tener el mismo camino que su antecesor: el desprecio del magisterio y su inminente desaparición. 

Tiempo al tiempo. 

*Periodista especializado en educación

Twitter: @elErickJuarez 

About Erick Juárez Pineda

Periodista especializado en temas educativos. Reportero fundador de Educación Futura y actual Coordinador Editorial. Egresado de la UNAM. Coordinador del Laboratorio de Periodismo y Política Educativa de La Ibero. Locutor de La Otra Educación 97.3 fm

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*