Por primera vez en 40 años, una mujer encabeza la Sección 22 de la CNTE

Alberto Sánchez Cervantes*

Yenny Aracely Pérez López es una mujer mixe de 35 años, originaria de Tamazulápam del Espíritu Santo, Oaxaca. Es maestra de educación indígena bilingüe y especialista en lingüística indoamericana. Su tesis de maestría, La adquisición de la morfología verbal del mixe de Tamazulápam, fue distinguida con mención honorífica por el Instituto Nacional de Antropología e Historia en 2021. 

En un hecho sin precedentes, Pérez López fue electa como secretaria General de la Sección 22 del SNTE el 27 de noviembre de 2022. Desde que el autodenominado movimiento democrático arrebató al SNTE el Comité Ejecutivo Seccional hace 40 años, por primera vez una mujer es electa para dirigir a esa sección sindical, que es una suerte de ariete de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE). Cuando la Sección 22 se desmoviliza arrastra a la inactividad (al menos a nivel nacional) a otras secciones centistas que movilizan masivamente a sus agremiados: la 7 de Chiapas, la 14 de Guerrero y la 18 de Michoacán. 

En los últimos años, se acusó a la dirigencia de la Sección 22 de someterse al gobierno de Andrés Manuel López Obrador y al gobierno estatal. Rogelio Vargas Garfias, líder local de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), denunció que Eloy López Hernández y Genaro Martínez Hernández, secretarios General y de Organización, respectivamente, habían tenido una actitud entreguista con el gobierno federal porque negociaron candidaturas con Morena en municipios como Tlaxiaco, San Juan Bautista Tuxtepec, Santa Lucía del Camino y Unión Hidalgo. Los hechos muestran que, a diferencia de la combatividad que mantuvo durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, la Sección 22 prácticamente se desmovilizó con el arribo de López Obrador al poder.

Después de un largo proceso asambleario que inició en las delegaciones sindicales y culminó en el XII Precongreso del Movimiento Democrático de los Trabajadores de la Educación de Oaxaca, la maestra Pérez Martínez fue electa como la máxima dirigente de la Sección 22. 

En entrevista, el maestro José Antonio Altamirano, militante de larga trayectoria en la UTE y delegado efectivo en el Precongreso, sostiene que el proceso asambleario fue “altamente democrático y enmarcado en un contexto de lucha de clases”, participaron miles de docentes desde los centros de trabajo y las delegaciones sindicales hasta las instancias de elección del Comité Ejecutivo Seccional. Destaca el trabajo que la maestra Pérez López ha realizado con la Coalición de Maestros y Promotores Indígenas de Oaxaca (CMPIO) –una asociación civil integrada por maestros indígenas que promueve proyectos de formación docente y programas bilingües. La militancia pedagógica le ha permitido a la maestra tener contacto directo con maestros y comunidades indígenas. 

Además, dice Altamirano, a favor de la maestra contó su activa participación en las movilizaciones de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) en 2006, motivo por el cual fue aprehendida y encarcelada en un penal de Nayarit. Presa política, la llama Altamirano.

La maestra Alejandra Peñaloza (seudónimo) confirma que cuando la maestra mencionó en el Precongreso haber sido presa política, gran parte de la base votó a favor de ella porque “si ella sabe lo que es pisar un penal de máxima seguridad, es capaz de anteponer los intereses del movimiento a sus intereses personales.”

Adán López Santiago, docente con más de 25 años de servicio y director de una escuela primaria en Cuilápam de Guerrero, dice que le parece muy bien que una mujer ocupe la Secretaría General de la Sección 22, sobre todo porque no existe paridad de género en los procesos asamblearios. 

El profesor y exdiputado local, Fernando Lorenzo Estrada, sostiene en entrevista que los delegados del Precongreso optaron por la candidatura de una mujer, lo cual es un acierto en la construcción de la participación, la democracia y la inclusión que las mujeres han demandado a lo largo y ancho del país. Esto viene a reafirmar, dice, que el movimiento de la Sección 22 sigue presente, sigue vigente, sigue vivo y está buscando que las mujeres estén presentes en los espacios que la democracia les permite. En Oaxaca siempre se ha demostrado que la participación de las mujeres es muy importante. En esta ocasión tuvimos entre los candidatos a varias mujeres, la maestra Yenny no fue la única, en la última ronda de votación había dos mujeres.

Usuarios de Facebook reconocieron la importancia de la llegada de una mujer a la máxima dirigencia del comité seccional. Un ejemplo: “El feminismo ha sido de los movimientos más revolucionarios desde el siglo pasado, en las filas del sindicato existen mujeres de potencial enorme, aunque muchas han sido soslayadas por el hecho de ser mujeres. Parece ironía que en el sindicato que se autonombra “crítico” y “revolucionario” apenas se esté vislumbrando y visibilizando a las mujeres. Es el primer paso.” (Muro de Lenin Marcos Cordero)

La maestra Yenny Aracely deberá enfrentar varios retos junto con su Comité Ejecutivo Seccional. 

Comenta el maestro Altamirano que el comité saliente encabezado por Eloy López Hernández, fue repudiado en el Precongreso porque “se enchufaron con los gobiernos en turno, tanto estatal como federal.” También afirma que ninguno de los informes presentados por los titulares de la secretaría general, de finanzas y de organización, fueron aprobados por los delegados. En relación con los diputados locales y federales que fueron dirigentes de la Sección 22, dice que la base no los reconoce como diputados de la CNTE. En este contexto, sostiene que un reto del nuevo comité seccional será “proyectar la imagen que distingue a la Sección 22, que es de lucha y de combate; y sobre todo, recuperar las movilizaciones y la combatividad.” 

La maestra Peñaloza asegura que otros desafíos para la maestra Yenny Aracely serán no traicionar a la base que ha depositado su esperanza en ella y abanderar las demandas de maestros, jubilados, organizaciones sociales, padres y niños.

La maestra Soledad Bautista, docente en la región Valles Centrales y con más de 25 años de servicio, dice que la nueva secretaría general debe saldar cuentas pendientes por el acoso y abuso sexual a las maestras. Comenta que para respetar a la nueva dirigente se debe evidenciar y sancionar a aquellos hombres que han abusado de su poder para acosar a las compañeras. Esta signatura está pendiente, dice.

Pero el principal reto de Pérez Martínez es obtener la toma de nota del comité seccional, pues el proceso de elección se realizó sin considerar los estatutos del SNTE, es decir, se trató de un proceso de elección no estatutario ni apegado a lo establecido en la ley laboral vigente.

En el portal oficial de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social se explica que la toma de nota es “el documento que expide una Autoridad Laboral, por el que da fe de la elección de los directivos de una organización sindical (sindicato, federación o confederación).” 

En el artículo 69 de la Ley federal de los trabajadores al servicio del Estado se establece que la elección de las directivas sindicales se hará mediante voto personal, libre, directo y secreto de los afiliados, previa convocatoria; el sindicato debe notificar la convocatoria al Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje, el cual podrá verificar el procedimiento de elección por conducto de servidores públicos o fedatarios. La ley es enfática: “las elecciones que no cumplan estos requisitos serán nulas.” 

El maestro Altamirano confía que la toma de nota se ganará mediante la movilización-negociación-movilización, la principal estrategia centista. Afirma que con el SNTE no habrá negociación para la toma de nota, “lo que se les va a manifestar a los charros es la decisión que ya se tomó de manera abierta y democrática. Se les planteará con firmeza que ya tenemos un Comité Ejecutivo Seccional electo democráticamente. La respuesta del SNTE debe ser de total aceptación.”

Al parecer, la exigencia de la toma de nota llevará al magisterio oaxaqueño nuevamente a las calles.

**Profesor de educación primaria. Periodista egresado de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García.

About Pluma invitada

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*