Volver al futuro ¿Hacia una nueva era para la educación?

Comparte...

Sergio Martínez Dunstan

El Equipo de Transición impulsa un nuevo Acuerdo Nacional sobre la Educación y, para este fin, convocó la participación de los actores involucrados en la educación básica, media superior y superior del país (maestros, alumnos, padres de familia, legisladores, investigadores, autoridades educativas, organizaciones de la sociedad civil) y a todo interesado en aportar propuestas para la construcción de políticas públicas que permitan alcanzar una educación con equidad y calidad (https://goo.gl/ACCrzR).

En este contexto, Esteban Moctezuma Barragán (EMB) dio cuenta, hace poco, de lo logrado en el desarrollo de la Consulta Nacional y los foros sobre educación pública, a través del artículo titulado “A la mitad del camino” (https://goo.gl/C6PpNJ). El futuro Secretario de Educación Pública, señaló sentirse “profundamente motivado por la actitud de las maestras y maestros de México, las organizaciones sociales, los padres de familia y alumnos, así como expertos en educación por su participación”. Sin embargo, poco le duró el gusto porque días después se suspendió el foro número 17 porque la violencia afloró…

Abrazo la esperanza de que las aguas no se desborden y que EMB tenga la sensibilidad de atemperar las vicisitudes emergentes que ponen en riesgo su plan trazado. Sí ha tenido la capacidad de posicionar la agenda y trazar los tiempos para la abrogación o derogación de la reforma educativa, es muy probable que co con un diálogo constante, vamos a construir una propuesta mejor en su diseño y sin lugar a dudas, viable en su aplicación”. Según su apreciación, en los eventos realizados convergen grupos y posiciones divergentes; afortunadamente esa convivencia “expresa un México que está naciendo hacia una nueva era para la educación”.

Tengo mis dudas al respecto. Esa película ya la vi y se llama “Volver al futuro”. Dicho filme versa sobre un experimento para viajar a través del tiempo. El científico lo pone a prueba con un personaje a quien le recomienda que no interfiera en los sucesos que le toque atestiguar porque puede alterar el futuro. Y creo que EMB había estado en una situación similar hace algunos ayeres porque muestra que tiene el camino andado. Ha vuelto al futuro.

Permítanme exponer las razones por las cuales así lo creo. EMB es Presidente del Compromiso Social por la Calidad y Equidad Educativa (CSCEE), iniciativa ciudadana de participación plural e incluyente de la Sociedad Civil y la Autoridad Educativa, impulsada con el propósito de investigar, proponer, impulsar, compartir y dar seguimiento a las políticas públicas que más inciden en la mejora de la calidad y equidad educativas en México y, desde esta perspectiva, posicionar en la agenda nacional y en las de las entidades federativas un diálogo informado, crítico y propositivo del sistema educativo mexicano.

Entre los fundadores del Consejo Nacional del CSCEE destacan: gobierno e instituciones educativas de los tres órdenes, organismos empresariales, fundaciones y ONG, sindicatos y agrupaciones de padres de familia. Todos unidos alrededor de una misma visión: “la educación es tarea de todos”. Fundación Azteca, Fundación Televisa, Empresarios por la Educación Básica, Fundación SM, SNTE, Confederación Nacional de Escuelas Particulares, Unión Nacional de Padres de Familia, OEI, OCDE, ILCE, ANUIES, FIMPES, UNAM, IPN, ITESM, Universidad Anáhuac, CIDE, Centro de Estudios Educativos, Consejo Coordinador Empresarial, CONCAMIN, Comisiones de Educación de las Cámaras de Senadores y Diputados, entre otros organismos públicos y privados lo integran.

Lo han presidido Lorenzo Servitje (2002-2006), Alfredo Harp Helú (2006-2009), Marinela Servitje de Lerdo de Tejada (2009-2013) y Esteban Moctezuma Barragán (2013-2018). El CSCEE se pronuncia por diseñar un Observatorio ciudadano de la calidad de la educación así como vigilar y proponer mejoras a las políticas públicas y programas con un enfoque que sitúe a las escuelas en el centro del Sistema Educativo y el aprendizaje como eje orientador del quehacer escolar. (http:// compromisoporlaeducacion.mx/)

Cabe destacar que el CSCEE se constituye en 2002 y ese mismo año, el ocho de agosto, se suscribe el Compromiso Social por una Educación de Calidad entre el Presidente Vicente Fox Quesada y diferentes sectores de la sociedad: autoridades federales y estatales, los poderes judicial y legislativo, el SNTE, los padres de familia, las instituciones de educación media superior y superior, el sector de empresarios y productores de bienes y servicios, asociaciones científicas y culturales, asociaciones de comunicación social, organizaciones sociales, organizaciones religiosas, organizaciones e instituciones que suscriben convenios particulares con la premisa de que la educación es asunto de todos.

Este Compromiso Social se enmarca en el Programa Nacional de Educación (PNE 2001-2006) y tiene entre sus principios buscar los más amplios consensos en la sociedad para lograr una educación con mejor calidad y que sea equitativa. En el documento se definen los porqués y los para qués del compromiso, se plantea un diagnóstico de la educación, los retos por enfrentar, su visión común, las tareas en la educación y los compromisos asumidos por los firmantes.

La SEP asume la función rectora y coordinadora de la educación; las autoridades educativas locales de los gobiernos federal y estatales el compromiso de fortalecer el federalismo educativo; los legisladores, desde su ámbito, a garantizar el derecho de los mexicanos a tener una educación de calidad; el magisterio y los trabajadores de la educación a poner al día los conocimientos disciplinarios y la formación pedagógica; el SNTE a incidir en el fortalecimiento de los perfiles de los responsables de la docencia, la dirección, la supervisión y la jefatura de sector, impulsando medidas para que el acceso a estos cargos sea mediante exámenes de ingreso al servicio y las promociones de los docentes y los directivos se lleven a cabo por medio de concursos de oposición; los padres de familia de estar cerca de la escuela; complementar y reforzar en el hogar el esfuerzo de los maestros; entre otros. (https://goo.gl/f9znyJ)

Considero que el Compromiso Social abonó a las políticas públicas actuales: la calidad y equidad educativas, la evaluación docente, los concursos de oposición, la formación inicial y continua de los docentes, la escuela al centro, el aprendizaje de los estudiantes, entre otros, y como molde una política social participativa. Dicho de otra manera, son las mismas ideas tratadas en cada uno de los ejes que integran el Nuevo Modelo Educativo. Nótese que he venido refiriéndome a dos instrumentos con nombres iguales en su origen.

Uno, el instrumento de política pública con participación social y, el otro, un instrumento de participación social para la política publica; una decisión gubernamental y una iniciativa ciudadana. ¿Qué relación guardan ambos? Interpreto que el Compromiso Social fue un instrumento del PNE 2001-2006 y consecuentemente, de la política pública en la administración foxista. Supongo también que los resultados obtenidos del Compromiso Social fueron dados a conocer en los informes de gobierno correspondientes. ¿Es legítimamente válido que una iniciativa ciudadana se apropie de un instrumento de política pública? El fin noble que persigue, la educación de calidad de los estudiantes, bien lo vale. Por otra parte, el CSCEE, la iniciativa ciudadana, trascendió a la administración calderonista (2006-2012) y sobrevivió a la administración peñista. En este lapso, se firmaron otros acuerdos similares: la Alianza por la Calidad de la Educación (ACE) suscrita en el 2008 entre el Gobierno Federal y el SNTE y el Pacto por México (PM) signado en el 2012 entre el poder ejecutivo y los partidos mayoritarios en el Congreso de la Unión.

Aunque con propósitos similares a los de la Alianza y el Pacto, la fuerza inercial del CSCEE, quizá, será suficiente para que se instale en el gobierno de AMLO (2018-2024). ¿A esto se refiere EMB al promover la Consulta Nacional por un Acuerdo Nacional sobre la Educación? Al igual que el CSCEE, Esteban Moctezuma viajó a través del tiempo para transitar desde el lejano 2002, trascender al 2006 y 2012 y posicionarse como actor político en la 4ª Transformación.

Incluso fue juez y parte en los diálogos educativos “10 por la educación” evento organizado en 2018 y patrocinado por más de 100 organizaciones de la sociedad civil (la mayoría de los integrantes del CSCEE) convocando a todos los candidatos presidenciales a presentar sus propuestas y compromisos en materia educativa. A la luz de estos acontecimientos reflexiono:¿Se agotaron las ideas? ¿La realidad es inmutable? o ¿Es una solución compuesta por la fórmula mágica para encauzar la participación social hacia la educación de calidad con equidad? Pareciera que no hay nada nuevo bajo el sol. Bien decía Einstein, lo más cercano a la locura es seguir haciendo lo mismo esperando resultados diferentes. ¿Es una locura que el CSCEE se retome como un instrumento de participación social para validar, legitimar, instrumentar y justipreciar las políticas públicas en materia educativa de EMB como Secretario de Educación? ¿El CSCEE mutará hacia un Acuerdo Nacional sobre la Educación? ¿Será la solución a la mal llamada Reforma Educativa?

Carpe diem quam minimum credula postero

Comparte...

Comentarios en Facebook

Sobre Pluma invitada

avatar

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*