Breve elogio a la terquedad

Comparte...

aspirantes unam

Tozudos, tenaces, testarudos. Ignorantes. Cada año miles de jóvenes procuran ingresar a un conjunto de instituciones públicas de educación superior, a sabiendas de la escasa probabilidad de lograrlo. Perseveran. La mayoría de las universidades estatales, muchos institutos tecnológicos y las instituciones federales como la UNAM, la UAM y el IPN, cuentan con pocos lugares en comparación con la cantidad de aspirantes, sobre todo en algunas carreras. Lo consiguen tres o cuatro de cada diez, o solo uno por docena. Insisten. En su cálculo está presente la expectativa, sí, pero también hay estrategia: anotarse en varias por si no se logra lo esperado. El mundo no está como para jugarse todo a una carta, cuantimás con la baraja trucada.

Mauricio Merino, el miércoles, en estas páginas, nos dio a conocer con claridad el argumento central del importante libro de T. Piketty (El capital en el siglo XXI): “la verdadera riqueza que gobierna al mundo sigue siendo hereditaria. La que se acumula en unas cuantas manos y pasa a las generaciones posteriores, perpetuando la desigualdad”. Además, advierte, no se trata de un fenómeno reciente: “el dominio de ‘los herederos’ ha venido sucediendo desde la mitad del siglo XX”. En otras palabras, en el mundo en que vivimos, y en México es patente hace años, las ventajas o desventajas del origen social se amplifican. Muy poca movilidad social ascendente para los más, junto al estrecho elevador que cada vez sube, más rápido, a menos privilegiados.

Aunque nada más la mitad de los que iniciaron la primaria hace 15 años sobrevive en el sistema educativo hasta el bachillerato, y son menos los que tocan las puertas de las universidades, la desigualdad no cesa: un puñado salva el escollo de la aguda selección por la vía del dinero, pues continúa sus estudios en el circuito de las escuelas privadas de élite; otros, pocos también, consiguen ingresar a las instituciones públicas más prestigiadas, superando la selectividad derivada del parco espacio y la abundante demanda. Herederos de ventajas, las multiplican. ¿Los demás? Tienen, frente a sí, otras opciones públicas o el inmenso territorio que el Estado ha bendecido con manguera: los sitios de estudio privados de bajo costo relativo, incertidumbre en su calidad, enorme rendimiento económico a sus dueños y válvula de escape a la presión sobre los gobiernos. ¿Las alternativas públicas no preferentes, por tanto con espacio disponible, son malas, y las más solicitadas son buenas per se? No necesariamente, pero el valor de cambio en el mercado material y simbólico de sus certificados es notable. Ese es el curso posible para quien tuvo merma en sus condiciones de nacencia o trayectoria escolar previa.

Cadena de desigualdades: poseen escolaridad no imaginable para la inmensa mayoría de sus pares en edad, sin que sea equivalente a la de sus compañeros en cuanto a la calidad (efectiva o imaginada) del establecimiento educativo al que acceden. Su obcecación al formarse en la fila que no les corresponde importuna a los funcionarios. No obedecen: todos caben si se acomodaran bien. ¿Ajustarse a qué? A lo que, dicen, necesita el país: técnicos, ya no más licenciados; a diplomas que les aseguran trabajo y no desempleo en áreas saturadas; a lo que se ha dispuesto para ustedes. ¿Evidencia? No. ¿Para qué? Basta con promocionales en la tele y la palabra del que no puede ignorar que los dados están cargados. Al final, arguyen, se resignan o dimiten.

Irracional o equivocada, torpe o estéril a los ojos de los que administran y saben, la obstinada presencia de los perdedores en la fila inadecuada es una forma de resistir que desvela el predominio de la herencia. Sin ánimo de juzgar o tratar de impedir lo que sucede, esa terquedad es un símbolo valedero. Ahí está: hagámonos cargo.

mgil@colmex.mx

Profesor del Centro de Estudios Sociológicos de El Colegio de México

Publicado en El Universal

 

ESCRIBEN SOBRE EL TEMA:

Manuel Gil. ¿Obcecación?

José Blanco. La oferta de educación superior

Roberto Rodríguez. ¿Obcecados?

Comparte...

Comentarios en Facebook

Sobre Manuel Gil Antón

avatar

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*