El INEE era más autónomo cuando no era autónomo, segunda parte

Comparte...

México, DF, 31 de octubre de 2015

 

 

evaluacion-diagnostica10Sin duda muchos miles de maestros y maestras han decidido no someterse a la evaluación del desempeño como una manifestación de protesta o rechazo a la “reforma educativa”; pero también hay otros miles de maestras y maestros que decidieron someterse a esa evaluación por diversas razones, sobre todo por las consecuencias (por el garrote y por la zanahoria). Otros miles de maestras y maestros están horrorizad@s. Muchos de estos adelantarán su salida del servicio, si están en condiciones de pensionarse o jubilarse, como lo han hecho decenas de miles en los últimos dos años; otros más permanecerán rumiando el pavor y esperando su suerte. Incluso no faltarán quienes se vayan del servicio por estar hasta el gorro de tantas amenazas y evaluaciones.

Las autoridades educativas saben que la evaluación del desempeño las metió y ha metido al magisterio en un callejón sin salida. Saben que se trata de una de las vertientes de la evaluación que tiene más problemas en su diseño técnico y logístico. También saben que se les pasó la mano en eso de “las consecuencias”. Pero no dan su brazo a torcer: la evaluación del desempeño va, como dijo el clásico, “llueva, truene o relampaguee”. Y con la voz engolada siguen difundiendo a los cuatro vientos que los maestros que no se sometan serán despedidos, aun los que quisieron pero no pudieron someterse por las fallas en el sistema del SPD. Si se cumple esta última amenaza, será lo más injusto de esta historia, pues también serán despedidos muchos maestros por las fallas de la SEP.

Cuando faltan unas cuantas horas para que se venza el último plazo para que los maestros carguen sus documentos, persisten las fallas tecnológicas y logísticas en el SPD. Al mismo tiempo las autoridades educativas han intensificado la campaña intimidatoria contra el magisterio (si no se someten se van). Han llegado al extremo conminar a los maestros hasta a través de los cajeros electrónicos bancarios a los que acuden a cobrar su sueldo. Además, en medio de la desesperación, la autoridades han comenzado a implementar otras estrategias: convocar a última hora a maestros que no habían sido notificados inicialmente sobre su participación en esta primera evaluación del desempeño; suplicar a otros maestros para que se inscriban voluntariamente, aunque no hayan sido convocados formalmente a esta primera evaluación del desempeño, y ofrecer créditos del FOVISSSTE a los maestros que se sometan y obtengan buenos resultados en la evaluación del desempeño. Con esto último, aumentan las consecuencias de esta evaluación: ya no serán sólo la permanencia o no en el empleo o en la función docente, y el acceso a los incentivos salariales; también tendrá consecuencias sobre las probabilidades de acceder o no al derecho de todos los trabajadores de la educación a una vivienda digna. De esa manera se intenta paliar, compensar, u ocultar el ausentismo que pudiera haber en la evaluación del desempeño. Si llegan a tener éxito estas tres estrategias de última hora de la SEP, hasta podría darse el caso de que el número de participantes en esta primera convocatoria a la evaluación del desempeño hasta rebase el número de maestras y maestros que fueron convocados originalmente. La información aún es muy confusa. Las autoridades han comenzado a soltar cifras del número de maestros que han cargado sus documentos en el sistema del SPD, pero no han informado el porcentaje de participación que han tenido los maestros que fueron convocados originalmente. ¿Tendremos que esperar a que despidan a las maestras y maestros para saber cuántos no quisieron o no pudieron someterse a la evaluación del desempeño?

nuño-escuela-2nov-2En paralelo, la SEP ha dicho que está dispuesta a dialogar con el magisterio disidente pero no sobre el marco jurídico cuestionado, sino sólo sobre su aplicación. Pero, con respecto a la evaluación del desempeño docente, las autoridades no están dispuestas al diálogo ni siquiera para resolver las fallas en su aplicación por parte de la propia SEP. Es tan absurdo como si en una empresa surgiera un conflicto salarial o por violación al contrato colectivo de trabajo, y la parte patronal dijera al sindicato: pues bien, estoy dispuesto al diálogo y la negociación siempre y cuando no abordemos los temas relacionados con el salario y el contrato colectivo de trabajo, que son los que han provocado sus inquietudes. No me hago ilusiones, la Ley General del SPD no se tocará ni con el pétalo de una rosa. No se modificará ni una coma, ni una letra, ni una fecha, a pesar de que la propia presidenta del INEE ha reconocido que los plazos son muy perentorios. No reformará la Ley porque la opinión pública lo podría ver como un triunfo de la CNTE. Qué horror, un triunfo de “los bárbaros”. Además, si se reformara esa Ley, ¿qué dirían los empresarios? Otra vez veríamos a sus voceros gritando por todos los medios: “autogolpe de estado”, “acta de defunción de la reforma educativa” (aunque todos sabemos que no hay tal reforma educativa) y ahora tal vez agregarían: “se acabó la carrera del secretario de Educación Pública hacia el 2018”. Qué tragedia.

La evaluación del desempeño es la evaluación de los maestros en servicio, que ya estaban en el servicio desde antes de la “reforma educativa”, y a la que, en su momento, se someterán también los maestros que ingresen conforme al SPD. Esta evaluación fue una de las mayores concesiones que el gobierno federal y los dirigentes nacionales del PRI, el PAN y el PRD otorgaron a los empresarios. Recordemos que, por todos los medios, los empresarios exigieron lo que denominaron “una evaluación con consecuencias”, porque, si no tiene consecuencias, decían, será una evaluación que no vale la pena, será una evaluación descafeinada. Y ahora las maestras y los maestros ya están pagando las consecuencias. Es una evaluación obligatoria y la que mayores consecuencias tendrá sobre la vida profesional y laboral del personal docente de educación básica y media superior. Si eres docente con plaza provisional y no te sometes a la evaluación del desempeño, no obtendrás tu plaza definitiva y te irás del servicio; si eres docente con plaza definitiva y no te sometes a la evaluación, te vas del servicio docente y pasas a desempeñar otra función que ya te dirá la autoridad educativa cuál va a ser; si te sometes a la evaluación y obtienes resultados insuficientes tendrás que someterte a un programa de regularización y una tutoría obligatoria que ya te dirá la autoridad educativa cuál y quién va a ser, y en el próximo año, tendrás que someterte a una segunda evaluación y si vuelves a obtener un resultado insuficiente te sometes a otra regularización y tutoría, y al año siguiente te sometes a una tercera evaluación y si obtienes otra vez insuficiente, te vas del servicio docente. Por el contrario, si obtienes resultados suficientes, no te pasará nada, permanecerás en el servicio docente. Y si obtienes un buen resultado en la evaluación te harás acreedor a un complemento salarial que significará un aumento de hasta el 35% en tu remuneración y ahora también serás un derechohabiente preferente en la distribución de los créditos del FOVISSSTE. Pero la historia no termina allí. Dentro de cuatro años los maestros deberán someterse otra vez a una nueva evaluación del desempeño y así sucesivamente, cada cuatro años, hasta que la muerte o la jubilación dispongan otra cosa.

Fotografía 3.Califican maestros las evaluaciones de docentesLa evaluación del desempeño es un exceso aberrante. Basta recordar que la evaluación del desempeño no está prevista en ninguno de los Estatutos del Personal Académico de las instituciones públicas de educación superior. Y cuando existe algo que se le parece, es una evaluación que no es obligatoria para los académicos; sino una especie de evaluación optativa para quienes quieren moverse de una categoría a otra en el escalafón universitario o acceder a algún esquema de pago por méritos o a otros recursos para realizar algún proyecto académico. Además, en ninguna institución pública de educación superior la evaluación del desempeño (en la docencia, investigación, difusión, gestión o vinculación) está asociada a la permanencia o no en el empleo o en la función. La evaluación del desempeño es una creación original de quienes diseñaron el SPD para el personal docente de educación básica y media-superior. Tiene todo el tufo empresarial de quienes piensan que la calidad educativa sólo se puede lograr mediante la precariedad en el empleo de las maestras y de los maestros. Todos sabemos que eso no es cierto, ni siquiera en el mundo empresarial, menos aún en el sistema educativo.

La problemática de la evaluación del desempeño se podría resolver, así sea en parte, si el INEE propusiera a la SEP “la suspensión por tiempo indefinido” de la evaluación del desempeño. Con una pausa en el vértigo de la “reforma educativa”, se abriría la probabilidad de superar los problemas técnicos, tecnológicos y logísticos que se han mencionado. Incluso se abriría la probabilidad de mejorar su diseño y operación. Están a tiempo, aunque falten sólo unas cuantas horas para que se venza el último plazo para que las maestras y maestros carguen los documentos que no han querido o no han podido cargar por las fallas del sistema que es responsabilidad de la SEP.

Esta es la oportunidad del INEE para terminar de contradecir, en los hechos, el sentido el artículo de Backhoff que hemos comentado. Mostrarle a la sociedad que con la reforma que le otorgó autonomía constitucional el INEE no ha perdido autonomía técnica y, aún más, que está decidido a ejercerla a plenitud, junto con la autonomía y el poder se le otorgó como autoridad educativa. El INEE cuenta con la autoridad jurídica, académica y moral para plantear propuestas ante la SEP y ante el propio Congreso de la Unión, para mejorar el diseño del SPD y aún para reformar el marco jurídico que lo creó.

inee_senado3Backhoff también dijo en su artículo que ahora “el INEE cuenta con nuevos aliados pero también con nuevos enemigos”. Backhoff dedicó una amplia reflexión, con atención y deferencia, para interpretar una breve frase del secretario de Educación Pública, como si fuera la voz del amo del INEE. Me gustaría que también intentara leer, con el mismo respeto y deferencia, lo que las maestras y los maestros están viviendo y expresando por distintos medios desde hace rato. Unos lo han hecho en manifestaciones colectivas en las plazas, las calles y las carreteras de varias regiones del país, y otros en sus escuelas, en las oficinas educativas y sindicales, en sus reuniones sociales y en sus casas. Algunos se han expresado con buenas maneras y otros con maneras discutibles pero legítimas. Sin embargo, Backhoff no está donde está para juzgarlos, sino para escucharlos y atenderlos. Los maestros y las maestras no son sus “nuevos enemigos”, ni siquiera los de la CNTE. Es más, no creo que el INEE tenga “enemigos” y, si algunos tuviera, tal vez están entre sus “nuevos aliados”. Sin duda el INEE, al igual que cualquier otra institución pública, tiene críticos, no sólo en el personal docente de educación básica y media-superior. También los tiene entre los colegas y en el gremio al que pertenecen l@s cinco miembros de la Junta de Gobierno: el de los investigadores educativos. Estos tampoco forman en las filas de los “nuevos enemigos” del INEE. Aún más, me atrevo a decir que, quizá, la mayoría de los investigadores educativos tenemos un profundo respeto académico por l@s cinco colegas que son miembros de la Junta de Gobierno del INEE. Tienen que escuchar también a sus colegas, que han planteado muchas críticas bien sustentadas al diseño del SPD e incluso han planteado dudas acerca de si los dispositivos para evaluar al personal docente son o no idóneos para identificar a los docentes idóneos (para decirlo con una buena frase de Manuel Gil).

No puede ser que las voces que más se escuchan en el INEE sean las de la SEP, los empresarios y los organismos internacionales. Tienen que escuchar, sobre todo, a las maestras y los maestros de educación básica y media superior. Ese sí es un mandato jurídico, técnico y moral. Escuchar a los profesionales de la educación a los que quieren profesionalizar o re-profesionalizar.

 

cnte-detenidosPD: El día de ayer en la madrugada fueron detenidos y encarcelados en Almoloya cuatro maestros a los que se les acusa de delitos federales muy graves, que van desde su presunta participación en un motín hasta su presunta participación en el robo de libros de texto gratuitos (sí, los de la CONALITEG). Como los maestros encarcelados no cuentan con los recursos económicos y tecnológicos para construir el túnel para escapar y esconderse, y no debería existir ninguna razón para que se escondieran, el gobierno debe reparar esa injusticia y ponerlos de inmediato en libertad.

Es inaceptable que el garrote sea la única respuesta a las protestas de las maestras y maestros oaxaqueños. También es inaceptable que se aplique “todo el peso de la Ley” sólo contra los maestros disidentes. Esto es grotesco en el país de la impunidad de los privilegiados, los funcionarios corruptos y las fuerzas policiacas y militares que han cometido crímenes y se han coludido con los criminales.

Por eso exijo al gobierno que rectifique, no sólo porque es una injusticia y abuso desmedido de autoridad, sino también porque pienso que ese no es el camino, que por esa ruta no van a resolver nada y, por el contrario, pueden profundizar el conflicto en torno a la “reforma educativa”.

Comparte...

Comentarios en Facebook

Sobre Alberto Arnaut Salgado

avatar

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*