Modelo educativo 2016: cabos sueltos

                 
Comparte...

 

La Secretaría de Educación Pública presentó el Modelo educativo y la Propuesta curricular 2016, para que la reforma “educativa” tenga el referente pedagógico que le faltaba. Es importante subrayar que es sana cualquier aspiración de lograr una buena calidad educativa y mejora en los procesos escolares. En todos los casos, es plausible que los funcionarios se pronuncien a favor de mejorar los resultados educativos.

Sin embargo, la historia, así como la investigación educativa y la experiencia de los agentes involucrados, han demostrado que no sólo bastan las buenas intenciones. La calidad no se eleva por decreto. Necesita haber congruencia entre lo que se dice y lo que se hace. La educación requiere relación entre lo que se prescriba y lo que se realice. En todos los niveles.

Reorganizar es transformar
Al presentar los principales ejes menciona que el Modelo educativo 2016 “reorganiza los principales componentes del sistema educativo nacional para que los estudiantes logren los aprendizajes que el siglo XXI exige y puedan formarse integralmente”. Sin embargo, el momento de la política educativa actual ha configurado un escenario desde el que se auguran pocos resultados positivos.

Modelo educativo ejes

La escuela al centro
En efecto, se requiere transformar la cultura institucional de las escuelas y sus procesos internos, pero no se ha instrumentado la estrategia suficiente para lograrlo. La noción de autonomía lleva tres ciclos escolares de aplicación, y se le ha mal entendido, y se no ha logrado implementar con buenos resultados. La prueba clara está en el funcionamiento de los Consejos Técnicos Escolares, donde la autonomía está prescrita, pero no es reconocida ni impulsada. Se dan espacios para elegir entre dos calendarios, pero se presiona la decisión a favor del de 185 días. La escuela al centro mandata asesoría, acompañamiento y supervisión pedagógica, y no ocurre hasta el momento. A pesar de estar prescrita en la Ley General del Desarrollo Profesional Docente, la tutoría para profesores de nuevo ingreso no se ha consolidado. Y la reducción de la carga administrativa, ha sido un discurso que no ha tenido lugar en la realidad. Y ahora, sobre esa autonomía mal cimentada, se quiere construir el edificio de la autonomía curricular.

El planteamiento curricular
Hace unas semanas hicimos aquí un primer análisis del Currículo 2016. La propuesta de la SEP. Y hay puntos nodales por señalar. Se retoman los Campos formativos del anterior Plan 2011, y se reestructuran contenidos en Áreas y Ámbitos. Del mismo modo se plantean continuidades y, relativamente, existen pocas rupturas y novedades.

Plan 2011   Propuesta Curricular 2016
1. Centrar la atención en los estudiantes y en sus procesos de aprendizaje   1. Poner foco en el aprendizaje
2. Planificar para potenciar el aprendizaje   2. Dar importancia a las “ideas poderosas” y al aprendizaje situado
3. Generar ambientes de aprendizaje   3. Tomar en cuenta los saberes previos del alumno
4. Trabajar en colaboración para construir el aprendizaje   4. Ofrecer acompañamiento al aprendizaje
5. Poner énfasis en el desarrollo de competencias,

el logro de los Estándares Curriculares y los aprendizajes esperados

  5. Generar congruencia entre el aprendizaje y su evaluación
6. Usar materiales educativos para favorecer el aprendizaje   6. Promover el aprendizaje activo
7. Evaluar para aprender   7. Favorecer la cultura de aprendizaje
8. Favorecer la inclusión para atender a la diversidad   8. Reconocer la existencia y el valor del aprendizaje informal
9. Incorporar temas de relevancia social   9. Modelar el aprendizaje
10. Renovar el pacto entre el estudiante, el docente, la familia y la escuela   10. Mostrar interés por los intereses de sus alumnos
11. Reorientar el liderazgo  
12. La tutoría y la asesoría académica a la escuela

 

Esta base pedagógica de la reforma, si bien, no presenta grandes modificaciones, se ha tardado mucho en salir a la luz, y esto complica y extiende su implementación. Se plantea que todo el ciclo escolar 2016-2017 será el periodo de su revisión, para consolidarse como el Plan de estudios que rija la educación básica.

Hay puntos críticos por revisar y grandes tareas para la política educativa. Con la premura de la aplicación, y con las estrategias de actualización que se ocupen, el primer reto radica en la adquisición de los planteamientos pedagógicos de la propuesta curricular.

Cuando los profesores analicen que la categoría central de aprendizaje clave, es: “un conjunto de contenidos, prácticas, habilidades y valores fundamentales que contribuyen sustancialmente al crecimiento de la dimensión intelectual del estudiante, los cuales se desarrollan específicamente en la escuela”, lo relacionarán inmediatamente con la definición de competencia. Y si dicen: “más de lo mismo”, o “lo mismo pero con otro nombre”, no habrá manera de desinstalarlos de esa postura.

Esta transformación en las prácticas docentes implica una gran estrategia de actualización de gran cobertura y calado. Recordemos cómo fue la implementación del Plan 2009 para Educación Primaria, donde se desarrollaron diplomados para los profesores de los seis grados de primaria, durante tres años, para culminar justo en el último año del sexenio de Calderón. Los resultados se han sistematizado en investigaciones muy interesantes por parte de muchos investigadores, pero pareciera que no existen, o que no se toman en cuenta. Recientemente se publicó el libro La Reforma Integral de la Educación Básica, que presenta reflexiones en torno a ese proceso de actualización en nivel primaria.

La reforma integral (portada)

Formación y desarrollo profesional docente
El orden de aparición de los elementos, en el eje de Formación y desarrollo profesional docente, nos da cuenta de la prioridad que tienen para la autoridad educativa: Primero, la evaluación docente; segundo, el Desarrollo profesional y actualización docente; y tercero la Formación inicial. Muchos académicos mexicanos, de gran experiencia, han expresado que la evaluación docente no es garantía de la calidad educativa. Pero se le sigue apostando como elemento de primera importancia.

La actualización docente requerirá estrategias que no sean “en cascada”, para habilitar a los profesores y que puedan aplicar, con eficacia y eficiencia, la Propuesta curricular 2016. Sin embargo, la secretaría de educación ha minado el campo de la preparación docente, en lugar de fertilizarlo. Tan sólo con decir que “cualquiera con título de licenciatura puede ser docente”, demerita el trabajo de preparación profesional de la mayor parte de los docentes.

Desde 1993 Michael Fullan había advertido la piedra de toque de las reformas educativas “la formación docente tiene el honor de ser, simultáneamente, el peor problema y la mejor solución en educación”. Sin embargo, como hemos visto en el tiempo que lleva la aplicación de la reforma, a los profesores sólo se les ha considerado como el principal problema, pero no se ha vislumbrado que también son la solución.

Si en la “revisión” que se le hará a la propuesta curricular, se determina como factible y necesaria, hay un largo trecho por recorrer. Como si el tiempo y los recursos fueran suficientes para realizarlo en el tiempo restante del sexenio.

Por otro lado, la evaluación docente está por ajustarse. La formación continua sigue en entredicho, y la formación inicial, sigue siendo la promesa incumplida. Recordemos que hace un año, después de la XXXVII Reunión Nacional de la CONAEDU, estuvo a punto de salir la nueva propuesta de formación normalista docente, con dos licenciaturas y once maestrías para especificar un perfil de función docente. Pero no salieron.

En septiembre de 2015 se publicaron los lineamientos del INEE para la formación continua, y poco se ha sabido de la nueva propuesta para la formación docente. No obstante, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación estuvo presentando ese modelo de dos licenciaturas, a finales de 2015, como si se fuera a aplicar, pero en realidad no fue así.

El Plan Integral de Diagnóstico, Rediseño y Fortalecimiento de las Escuelas Normales, sigue brillando por su ausencia.  La última reforma en normales no terminó de instrumentarse, y apenas está rindiendo sus primeros frutos. Pero ya se quiere reformar, aunque no ha sido evaluada.

La inclusión y la equidad
Desde el Plan 2011, había principios pedagógicos y Acuerdos secretariales que plateaban acciones para salvaguardar estas nociones de respeto a las diferencias y atención de la diversidad. Estos conceptos son imprescindibles en materia educativa y se ha trabajado con ellos en los últimos años.

Gobernanza del sistema educativo
En esta última idea se refuerza la noción de regresar, del federalismo, al centralismo educativo. Se propone una nueva “rectoría” donde el gobierno coordine todas las actividades, propicie la participación social y reconozca, únicamente, al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación. En la página 80 del Modelo Educativo, se establece que: “una colaboración estrecha y un diálogo permanente entre la autoridad educativa y el sindicato son fundamentales para una conducción eficaz del sistema educativo”. Desde esa redacción, no tiene representación ni reconocimiento ante la autoridad educativa ningún otro sindicato. En ese último apartado se da pie a la participación del poder legislativo, el papel del INEE, la participación social y de otros actores educativos.

¿Puede prosperar?
Es muy difícil el clima político en el que quieren echar a andar el nuevo modelo educativo. Con todos los movimientos que no se apaciguan con el pacto SEP-SNTE. Y con los miles de maestros inconformes con las evaluaciones amenazantes, que “no son punitivas”, pero que pueden hacerlos perder su plaza. Con la gente agotada con el gobierno federal… hay muy pocas expectativas. La CNTE, a pesar de que orilló a la secretaría a reformular algunos planteamientos, sigue siendo el principal lastre de Aurelio Nuño.

La secretaría apuesta el éxito de esta reforma en la suposición de que los profesores se dedicarán con toda su energía y experiencia para aplicarla. Por buena y justificada, que sea la reforma, tendrá el rechazo como primer recibimiento, ya que la presenta el principal enemigo público de muchos maestros en todo el territorio nacional. Hay muchos cabos que intencionalmente se han dejado sueltos. Seamos optimistas, esperemos que tengamos como resultado, el menor de los males.

Jefe de Redacción de Voces Normalistas. Conductor del programa Dimensión Educativa, en Radio Ciudadana, 660 AM y colaborador de Educación Futura.

@pluralidad

Comparte...

Sobre Alberto Sebastián Barragán

Un comentario

  1. Edgar Murguía

    En ninguno de los artículos publicados he notado comentario db torno a la dimensión de infraestructura requerida en una reforma como la planteada. Le llaman recuerda del sucio XXI con infraestructura del siglo XIX. Entre otras cosas está ausente el planteamiento de financiamiento.
    Me parece q a los análisis de la situación actual del Sistema Educativo Nacional le falta abordar con puntualidad y profundidad el tema de la condición importante en la infraestructura educativa, su antigüedad y el origen de los recursos para su mantenimiento y desarrollo.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*