Una pedagogía de Nos-otros es sentir el aprendizaje con los otros y en contexto

Comparte...

Este trabajo periodístico fue publicado originalmente en
43 x 43. Manifiesto político educativo
Agradecemos la autorización de su coordinador Adán Morgan para reproducirlo en Educación Futura

 

Y es que más allá de esperar, Nos-otros, es decir “yo con los otros”, niñas, niños, profesores, profesoras, madres y padres de familia no esperamos nada, desde hace mucho hicimos nuestra una iniciativa, una escuela para todos, una escuela incluyente, una escuela autosuficiente, una escuela que no es del gobierno, una escuela de nos-otros, porque somos nos-otros responsables de educarnos.

Para lograr una escuela de nos-otros no se necesita de reformas educativas, ni mucho menos de evaluaciones, porque nos-otros nos reconocemos no sólo como parte de la comunidad, sino como parte de cada persona, de cada ser humano que forma parte de nuestro entorno.

nos-otros1Nos miramos de frente, de frente nos comprometemos y a partir de ese autoreconocimiento de nos-otros en los otros, es como hacemos posible una escuela que no requiere de tantos protocolos, mucho menos de estándares curriculares o de contenidos clasificados en lecciones diarias. Partimos del aprendizaje cotidiano, de ese aprendizaje espontáneo que es capaz de provocar en niños y profesores no sólo una sonrisa, sino el espíritu de la indagación con los juegos. Partimos de lo que nos sorprende de todo lo que nos rodea o lo que forma parte de nuestro entorno.

Aprender matemáticas, naturales, sociales, español con recursos vivos y vigentes al contexto, equivale a reconocer que educar y aprender es convivir, estar con los otros, reconocer el entorno. Algunas lecciones de aulas se van generando:

  • Con  una culebra en la viga del techo.
  • Con los pájaros que entran por la ventana de la escuela y provocan  alboroto.
  • Con los pájaros pico rojo que se comen el maíz que sembramos en el patio de la escuela.
  • Con los armadillos que hacen excavaciones justo donde crecen nuestras hortalizas.
  • Con las hormigas que hacen sus nidos en las esquinas del salón.
  • Con los tlacuaches que se hacen los dormidos cada vez que los perseguimos.
  • Con las avispas que les encanta tener su panal justo en el único foco que cuelga en el salón.
  • Con los perros que a medio día nos visitan para hacer su siesta en el patio de la escuela.

Todas estas situaciones cotidianas, son verdaderas oportunidades de aprendizaje, un aprendizaje que no se ajusta a las condiciones de los libros de texto, más bien es el acontecimiento, el acontecimiento de un acto cotidiano de estar con el otro, lo que hace posible aprender entre todos.

Así ha pasado siempre, la escuela ha sido un espacio de aprendizaje en el que el profesor no es siempre el que enseña y los alumnos aprenden. Hay días en que son los niños quienes nos dan toda una explicación de cómo se hacen las cosas, desde cómo hacer una trampa para la tuza, hasta calcular horas y kilómetros para visitar las cuevas cercanas a la comunidad. También saben decir a qué horas caminar las veredas,  indican los mejores caminos para no perderse o qué plantas  se pueden comer si es que algún día agarras un camino perdido, como dicen ellos.

nos-otros2En otras ocasiones, los padres de familia nos enseñan, son ellos quienes resuelven cosas que muchas veces nosotros desconocemos, tal y como pasó el día que encontramos la culebra en la viga de la escuela.

Mientras todos hacíamos el alboroto con la culebra y buscamos con qué bajarla, Pedrito corrió hasta su casa y fue por su papá que es un experto en culebras. Bueno, eso lo supimos todos hasta que Don Pánfilo, el papá de Pedrito, llegó a rescatarnos del animal. El señor con gran habilidad cortó una vara de ocote y con un lazo de bejuco hizo una trampa. Con eso atrapó a la enorme víbora. Después nos explicó a todos de qué tipo de víbora se trataba, los niños emocionados preguntaban, mucho, mucho más que en cualquier clase de ciencias naturales que hemos revisado durante el ciclo escolar.

-¿Don Pánfilo por qué la víbora se subió ahí? Dijo Juanito.
-¿Qué tipo de víbora es? Preguntó Alfonso.
-¿Te mata si te muerde, tiene ponzoña? Preguntó José, asustado.
-¿Quería comer niños o que come? Dijo Félix.

Preguntas y más preguntas se hacían mientras rodeábamos a Don Pánfilo en el salón. De inmediato Juliana, la niña más servicial de la clase, la que nunca está tranquila, la que corre si alguien necesita algo, le ofreció a Don Pánfilo una silla.

-¡Siéntese para que no se canse! Y así nos sigue diciendo más sobre la culebra.

nos-otros3Ese día don Pánfilo nos dio una clase, fue toda una conferencia sobre las víboras. Desde el tipo, las características, la temporada, la forma de reproducción, etc., etc. Con cada palabra y detalle que los niños escuchaban atentos, se sorprendían, reían o se ponían nerviosos. Yo podía ver que en ese momento ellos no estaban tratando de memorizar o esforzándose por meterse un concepto a la cabeza, ellos en ese momento estaban sintiendo el aprendizaje. ¿Y qué mejor acto pedagógico que el de nos-otros que estábamos sintiendo el aprendizaje? Lo sentíamos con nuestras manos al tocar, con los nervios en el estómago, con la alegría, con el juego, con la indagación. Pero lo más importante en esa plática de Don Pánfilo no fue únicamente la explicación científica, sino entender la importancia que tenía la víbora en el lugar. La plática no se concretó exclusivamente en decir a detalle las características de la especie, sino en crear conciencia en los niños y  precisamente por eso Fernando  preguntó:

-¿Por qué no la mata?

Don Pánfilo guardó silencio por un momento y luego  dijo:

-Miren, esta víbora llegó hasta el salón por una razón importante, ellas no vienen solamente a meterse a un lugar, por eso debemos saber por qué lo hizo. Mañana vamos a venir con los demás papás de ustedes a buscar lo que la culebra está buscando y no busca niños, así que no tengan miedo.

Todos se alzaron en carcajadas… Mientras el señor siguió explicando:

-Debemos de cuidar a los animales, sobre todo aquellos que mantienen el equilibrio de nuestra naturaleza. Creo que si yo no hubiera venido, ustedes habrían matado esta víbora y eso no debe suceder porque ellas ayudan a que no haya cierto tipo de plaga que daña los cultivos, estas víboras comen dos tipos de animales en esta temporada….

Así siguió explicando, con sonrisas, con historias, con chistes, con todos los recursos que hacen de una plática un momento ameno. Esos instantes son los que como profesores nos deben hacer reflexionar, realmente nuestros niños sienten el aprendizaje, o mejor aún, nosotros los profesores somos capaces de sentir  lo que los niños sienten, fuera de lo que vemos con respecto a la miseria en la que viven, si tienen escasos recursos, si no llegan alimentados, si caminan muchos kilómetros, etc. Y  no digamos sólo eso, pensemos en esos instantes en que estamos Nos-otros viviendo ese espacio entre todos, ese espacio que al llenarse de alegría es el instante más genuino, el aprendizaje más significativo.

Tal y como Abad lo ha mencionado:

“¡Qué hermoso es ver a los niños en movimiento! ¿Los niños piensan cuando están sentados y cuando se mueven? La explicación está en el juego, que es esa maravillosa vocación que no sólo se halla en los niños sino en todo el género humano. Porque el juego deriva del encuentro. Estos espacios generan a veces conflictos, consensos y disensos. Y eso es también humano”.

Para Nos-otros ser parte de la Escuela Primaria Rural “Francisco Indalecio Madero”, ha sido toda una experiencia de aprendizaje. Más que pensar en las goteras de las láminas, en la falta de sillas, en la falta de mantenimiento de los pocos recursos tecnológicos. Más que pensar en cuando tenemos que pedir prestadas sillas del preescolar. Eso no ha sido impedimento para aprender algo nuevo cada día. A estas alturas podemos decir que cada problemática la hemos convertido en una oportunidad de aprendizaje, y no me refiero exclusivamente al aprendizaje de los niños, sino a nuestro propio aprendizaje, porque no sólo Don Pánfilo nos ha donado su experiencia, también Doña Tina, Don Horacio, Doña Filiberta, Doña Josefa. Todos y cada uno de los que llegan donan su conocimiento, su palabra y sobre todo su tiempo.

nos-otros4En el poblado Nueva Morelia, municipio de Ocosingo, nuestra escuela es de organización tridocente, acá coordinarnos para lograr trabajar con los alumnos es un reto, porque la matricula supera los cuarenta niños por aula y eso complica el aprendizaje. Por eso los profesores hemos decidido aprovechar toda la ayuda que los padres siempre nos han brindado. Por eso he dicho desde el principio que el aprendizaje es una pedagogía de Nos-otros, porque sin los otros, sin los padres de familia, sin los alumnos, no lograríamos que nuestra escuela funcione, y no me refiero a que funcione administrativamente, sino a que funcione como un espacio. Nos reconocemos como parte de un todo.

Consideramos que la escuela no debe estar cerrada o no debe ser un espacio ajeno a la comunidad, por el contrario, debe ser un espacio de reconocimiento de lo que los pobladores conocen y saben, un espacio que reconoce la lengua y los aprendizajes previos de los niños. Es necesario dejar de considerar a los padres de familia y a los niños como seres inferiores; es decir, “los que llegan a aprender”, “los que esperan aprender”, “los ignorantes”.

nos-otros5En una pedagogía del Nos-otros los docentes aprendemos de los comuneros y de los niños. Y el papel de los docentes es facilitar procesos, para que los propios niños edifiquen espacios, porque a través de ellos construyen su propia existencia. Ése es el reto al trabajar con grupos multigrados, no sólo se trata de actividades diferenciadas para los dos grupos que atiendo en un sólo salón, se trata además de hacer el vínculo de nuestras planeaciones con los acontecimientos que van surgiendo en lo cotidiano, de eso se trata. Hay días en que hacemos de todo para no salir de lo que exige el Plan de Estudios, pero hay otros días en que preferimos hacer aprendizaje con lo cotidiano. La verdad es que apegarse a la formalidad de los contenidos es imposible, muchas veces por la descontextualización de la información, otras veces más por la falta de condiciones de infraestructura o de recursos materiales.

Y la verdad, aquí estamos gestando pedagogías propias, propia del contexto, propia de los sentires de las gentes, del entorno, no vemos eso como un problema, más bien son oportunidades para aprender algo nuevo, es decir, tener aula y laboratorio al mismo tiempo, aprendiendo en vivo, en lo cotidiano, con los otros, con las emociones. Se gesta una pedagogía de Nos- otros, que nos acerca a vivir la realidad educativa, la experiencia docente y educativa de otras formas.

¡Aquí lo que existe, son propuestas, no problemas!

Comparte...

Sobre Educación Futura

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.