Archivo de Etiquetas: manuel gil antón

La pedagogía del terror

manuel-gil-anton

Era 1984. Asistíamos a la bienvenida en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales. En el grupo al que me asocié no más los vi – luego llamado el Bronx – había ilusión, ganas de aprender y alegría de haber podido entrar a la maestría. 

Leer más »

Docentes de plastilina

manuel-gil-anton

El Ogro Pedagógico persiste en sus convicciones. Pasan sexenios, reformas, secretarios y legislaturas sin que se advierta la continuidad de sus creencias. Ahí está, obcecado. Y manda sin hacer demasiado esfuerzo, aunque a veces, no pocas, su andar torpe aplaste a muchos y derrumbe edificios: daños colaterales.

Leer más »

La escuela exhausta

manuel-gil-anton

Para Manolo: echando en falta su generosa mirada. En las sobremesas, luego de la letanía de las desgracias del país que se profiere, no falta una frase, final y lapidaria : “todo es cuestión de educación”. Basta y sobra este lugar común (percepción inútil generalizada) para cerrar el tema. Como es frecuente que por educación se entienda a la formación escolar, se puede hacer un parangón: todo es responsabilidad de la escuela. Y así lo expresan las normas.

Leer más »

A favor del sindicato

manuel-gil-anton

No vivimos tiempos propicios para el matiz, y la distinción, entre el valor de algunas instituciones imprescindibles, y las malas prácticas —es más— barbaridades y delitos cometidos a su amparo y en su nombre. Como hubo malos usos y peores costumbres impulsados desde ellas, y de no poca monta, corremos el riesgo de ignorar su importancia como formas de organización social, colectivas, para, por ejemplo, poner límites al avasallamiento del dinero, o a la desmesura en el uso del poder por parte de quienes, elegidos por nosotros, lo detentan.

Leer más »

Contra el mérito

manuel-gil-anton

¿Quién puede estar en contra del mérito? Es ya eje del sentido común en nuestro tiempo. A mi juicio, es imprescindible ponerlo en cuestión. Desde hace cerca de 40 años, en el medio educativo mexicano (y otros espacios sociales) se ha instalado una concepción que corroe sus cimientos. Se trata del Individualismo-Meritocrático-Competitivo, (IMC). A mediados de los ochenta, un grupo de científicos solicitaron auxilio porque el valor adquisitivo de sus ingresos se habían derrumbado como efecto de la crisis. El resultado no fue un aumento por la vía salarial, sino el empleo de Transferencias Monetarias Condicionadas (TMC).

Leer más »

El proceso de admisión a la docencia

manuel-gil-anton

Ayer se aprobaron tres leyes secundarias previstas en la reforma al artículo 3º. constitucional. Hay mucho que dialogar y debatir. Vayamos por partes: ¿Qué se acordó sobre el proceso de admisión a la actividad docente? ¿Es coherente la Ley General del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros (LGSCMM) con lo establecido en la Constitución?

Leer más »

Incertidumbre en el rumbo educativo

manuel-gil-anton

Cuando no vemos con nitidez el rumbo por el que nos lleva un camino; si hay “polvo en el viento” de tal manera que el contorno de la calzada no se alcanza a ver del todo; en el caso que ante la pregunta sobre el proyecto que un gobierno tiene sobre algo importante la respuesta no sea precisa, estamos en los linderos de la duda: nos encontramos en el terreno de la incertidumbre. ¿Para dónde vamos? ¿Qué proponen?

Leer más »

Diamantina en la escuela mexicana

manuel-gil-anton

¿Sabía usted que, en México, las niñas, niños, adolescentes y jóvenes que asisten a la escuela son cerca de 34 millones y medio? En números redondos, 5 van diario al preescolar, 14 a las primarias, 6.5 llegan diario a secundaria (la educación básica, entonces, conjunta a 25.5 millones de personas). Si se añaden 5 y 4 millones en media superior y superior, respectivamente, llegamos a la cifra total. La suma de profesoras y profesores que laboran en las decenas y decenas de miles de escuelas, públicas y privadas, no es menor: 2 millones.

Leer más »

El día que regresé al kinder

manuel-gil-anton

El lunes, establecieron las reglas para llevarse bien y respetar a los demás: saludar, pedir permiso cuando quisieran pasar, dar las gracias… cuestiones así, sencillas, acordadas en la Asamblea del salón. Con cuatro años de edad. La educadora las anotó y, cada día, al final de la jornada, daban cuenta personal de su observancia. Yo no más tres; a mí me tocó no hacer bien la cinco; creo que no me falló ninguna, ah sí: le di un empujón a Jaime.

Leer más »

¿Es gratuita la educación pública?

manuel-gil-anton

Pienso, luego insisto: la Constitución, en el artículo 3, luego de armar que la educación es un derecho, establece que el Estado “impartirá y garantizará la educación inicial, preescolar, primaria, secundaria, media superior y superior”. Además, señala que la impartida por éste, además de obligatoria, “será universal, inclusiva, pública, gratuita y laica”.

Leer más »