El ENARM: El papel de los árboles en la planeación del bosque

El 17 de marzo de 2017 se hizo pública la convocatoria para los interesados en participar en el XLI examen nacional de selección de aspirantes a residencias médicas (ENARM), correspondiente a 2017[1]. El proceso de pre-registro inició el 25 de marzo y el examen se llevará a cabo entre los días 3 al 7 de septiembre próximos.

El ENARM se aplica para seleccionar de entre los egresados con estudios de nivel licenciatura en Medicina, a quienes ingresarán a cursar una especialidad médica (residencia), en alguna de las 27 opciones que se ofrecen.

Disponemos de información estadística de los resultados del examen de 2001 a 2016 por unidad de estudios de licenciatura, institución educativa y entidad federativa. Con base en ella buscamos llevar a cabo una evaluación inversa a la convencional. Esto es, visualizar el comportamiento de las unidades educativas, como responsables de formar a los candidatos que solicitan inscripción al examen.

La información es vasta y su manipulación permite observar su comportamiento desde distintas estructuraciones. Para conocer un fenómeno es menester observarlo y, en este caso, la información estadística y su organización permite disponer de un equivalente radiográfico del mismo.

Nos proponemos revertir el uso de la información disponible y, en este caso, evaluar a las instituciones y no a los candidatos, lo cual tiene como objetivo contar con información que permita clarificar la evolución del examen en el tiempo señalado y, eventualmente, apoyar acciones de política educativa que puedan resultar convenientes a partir del análisis hecho.

El análisis es esencialmente comparativo. No presenta estándares únicos y definidos. Se apoya en la evolución relativa del comportamiento interinstitucional.

La información de que se dispone de manera consistente desde 2001 es: 1) inscritos al examen; 2) sustentantes del examen; 3) aceptados, y 4) calificación promedio de los sustentantes por unidad educativa y año.

Existe información sobre oferta y demanda por especialidad de manera parcial, así como calificaciones mínimas y máximas por especialidad en algunos años.

Esta parcialidad de información hace difícil lograr un completo análisis de la evolución de estas variables en el largo plazo. Por ello en la investigación que realizamos no ceñimos fundamentalmente a los cuatro datos arriba señalados.

Para conocer los antecedentes del ENARM existe una publicación del Comité Interinstitucional para la Formación de Recursos Humanos en Salud (CIFRHS) que desglosa con detalle la evolución que este examen ha tenido desde sus inicios[2].

Los árboles. La imagen que ven los estudiantes

La información que anualmente se publica de manera oficial sobre el ENARM está destinada fundamentalmente a los potenciales candidatos. Poco uso se le ha dado desde la perspectiva de las instituciones mismas, o bien, desde el sistema de salud. A buscar llenar ese espacio apunta la investigación que llevamos a cabo.

Nos parece importante el reconocimiento que el CIFRHS mismo hace de que en México falta una política sostenida de fortalecimiento de la práctica médica. Ello ha afectado no solo el funcionamiento de los servicios de salud, sino, de acuerdo con ellos, se ha abierto una gran brecha entre oferta y demanda a las residencias médicas[3].

Con el trabajo de investigación que llevamos a cabo buscamos generar elementos que permitan valorar expresiones como la mencionada.

En primer término, presentamos (Cuadro 1) la información de la que anualmente disponen los candidatos al examen, para posteriormente elaborar con mayor detalle la estadística y así estar en condiciones de observar el fenómeno estudiado con precisión.

A la información contenida en el cuadro 1, es a lo que llamamos los árboles. Es el resultado promedio de los exámenes presentados por alumnos de las unidades académicas (UAs) de las instituciones de estudios médicos que se someten a la evaluación del ENARM. El cuadro contiene información anual de 2011 a 2016. Es un ejemplo, suficientemente amplio para alcanzar una primera imagen de lo que acontece con este examen.

En el cuadro aparecen listadas las 113 unidades académicas (UAs) cuyos egresados de medicina han presentado examen de ingreso al ENARM en alguno de los años entre 2011 y 2016.

Las UAs se encuentran ordenadas de acuerdo con la media de las calificaciones promedio en cada uno de loa años en que hubo concursantes.

En el lapso 2011-2016 el total de UAs con alumnos sustentantes creció cerca de 37%. Asimismo, crecieron también las calificaciones promedio ponderada (según el total de admitidos de la UA correspondiente) y la calificación mínima promedio requerida para ingresar al SNRM.

Como se verá más adelante en una imagen agregada del fenómeno, la evolución relativa entre la demanda y la oferta por los lugares disponibles en el ENARM da como resultado un crecimiento de la calificación mínima más de 3 veces superior al de la calificación promedio de los sustentantes (cuadro 1).

Las unidades académicas (aun pertenecientes a una misma institución de educación superior,  IES) son tratadas por separado en función de su desigual desempeño. Por el comportamiento desigual, no conviene hablar solo de instituciones de educación superior (IES), sino de unidades académicas (UA).  Posteriormente, sin embargo, con fines de planeación, se harán agregados no solo institucionales, sino estatales y regionales.

Además, desde cualquier punto de vista, más que los promedios globales, importa iniciar conociendo el comportamiento diferencial. Sobre todo, en el caso del diseño de políticas de ajuste. Es por ello que  los ranking institucionales dicen poco sobre el detalle de las instituciones Participantes. Si unidades académicas de la misma disciplina muestran tanta variación institucional entre sí, cuantimás lo será el caso de disciplinas diferentes.

Los árboles dificultan ver el bosque. Ese es el panorama que se presenta a los potenciales solicitantes de ingreso. A los responsables de políticas educativas interesan ambas perspectivas. Por ello buscaremos dar el salto que permita la elevación suficiente para ver el bosque sin perder de vista los árboles.

En una imagen como el cuadro 1, se observan los promedios de calificaciones de todas las unidades académicas (UA) que tuvieron algún candidato a ingresar al Sistema Nacional de Residencias Médicas (SNRM).

En otro lado puede encontrarse, cuántos se inscribieron al examen cada año, cuántos presentaron y que calificación promedio obtuvieron por UA.

En otro sitio se encuentra parcialmente las calificaciones mínimas y máximas por cada una de las 28 especialidades que incluye el SNRM. Las máximas se refieren al máximo obtenido por quienes presentaron a esa especialidad y las mínimas a las calificaciones de corte, una vez lleno el número de lugares ofrecidos en cualquiera de los años en cuestión.

Descarga el artículo completo aquí

[1] http://www.cifrhs.salud.gob.mx/2017_enarm/2017_enarm_convocatoria.pdf.

[2] http://www.cifrhs.salud.gob.mx/site1/enarm/docs/antecedentes.pdf

[3] http://www.cifrhs.salud.gob.mx/site1/enarm/docs/antecedentes.pdf (Pág.7).

About José Rangel

Investigador del Instituto de Investigaciones Económicas, UNAM. Especialista en Políticas Públicas y Desarrollo. Ha sido asesor en temas de educación superior de diversos secretarios y subsecretarios de Estado del ramo, de rectores, de la ANUIES y evaluador nacional de Pronabes. Email: [email protected]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*