Las plazas, las castañas y el fuego

Comparte...

Wenceslao Vargas Márquez

En mi última nota, titulada Una reforma, dos problemas, tres frentes, propuse que la reforma educativa tuvo en 2013 y tiene en 2019 solamente dos problemas políticos de fondo: el primero es la vinculación de la evaluación docente y el empleo; el segundo es la asignación de las plazas docentes. No hay más.

El 31 de marzo propuse también que la minuta aprobada en comisiones por los diputados el 27 de marzo tiene tres frentes de resistencia y no sólo el de la CNTE; apuntaba que ninguno de nuestros analistas nacionales lo ve (lo veía). El 10 de abril se confirmó. Simultáneamente, tanto el SNTE como Maestros por México (MxM) hicieron pública su inconformidad, esa triple inconformidad que ningún analista veía. El tema sigue siendo el de las plazas y su asignación. Las fuerzas políticas nacionales son contrarias a devolver al magisterio íntegramente al apartado B del artículo 123 constitucional y a su ley reglamentaria, la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado (LFTSE). Esta ley vigente dice en su artículo 62 que las plazas, “tomando en cuenta la opinión del Sindicato (…) serán cubiertas en un 50% libremente por los Titulares y el restante 50% por los candidatos que proponga el Sindicato”.

Ya nunca más. La reforma educativa del PRI-2013 sacó al magisterio de esta área jurídica y la reforma educativa RE-2019 no lo devuelve. Es por eso que los grupos políticos internos del sindicato más numeroso (antes era el más grande) mantienen sus reservas y no festejan de la actual reforma 2019. El SNTE tiene como tema número uno de su plan de trabajo, el principal, ofrecido desde el jueves 22 noviembre de 2018 en Consejo Nacional, volver a la ocupación del 50% de plazas y ve que simplemente nada de eso hay en el horizonte. Además, siendo el tema de las plazas el punto número uno del plan de trabajo (minuto 11 en bit.ly/2FIKTXKel CEN del SNTE no lo menciona en su pronunciamiento del 10 de abril. Qué censura tan extraña.

Igualmente ocurre con el grupo Maestros por México. Espera también a que la CNTE haga el trabajo prácticamente imposible de sacar las castañas (de las plazas) del fuego. Maestros por México tampoco atiende el tema de los docentes cesados. Han hablado en más de una ocasión de mesas de trabajo que nunca se concretan. SNTE y MxM andan tras lo importante: las plazas y la chequera nacional. Lo demás les vale. Es justo reconocer, y lo hacemos, que la CNTE es el único grupo que pelea leal y frontalmente por sus compañeros despedidos, desplazados y escupidos. Salvo prueba en contrario, a los otros dos los define el último renglón de Un día de estos, de García Márquez: son la misma vaina.

¿De quién depende hacer avanzar la reforma 2019? Por supuesto que de los diputados y senadores, y el gobierno no tiene todo el control. Cuando la CNTE pide una mesa de alto nivel con el presidente para lograr un diálogo realmente la petición carece de sentido en el contexto actual. Se ve difícil, casi imposible, pero supongamos que se entabla esa mesa de alto nivel con el presidente, y que se llega al acuerdo de dejar el 100% del tema laboral, con ingreso y promoción, en el apartado B del 123 constitucional y su reglamentaria LFTSE con su relación bilateral y el 50% de las plazas. Nada ni nadie garantiza que un acuerdo de ese tipo se pueda reflejar en la nueva reforma educativa pues los partidos del Pacto por México están en el Congreso para impedirlo.

Cuando el presidente señala que regresará las cosas a como estaban antes de del 2013 tampoco puede cumplir la advertencia. Esto implica abrogar la reforma 2013 y no tiene cómo, los números legislativos no le alcanzan ni para lo uno ni para lo otro. Una pregunta para plantear a la CNTE, al SNTE y a MxM, en su insistencia de abrogar por completo la reforma 2013, es que expliquen cómo hacerle si los senadores de Morena no son suficientes para lograrlo. Ese es el infranqueable muro de fuego que tiene las cosas estacionadas. ¿Cómo plantear que no hay cómo ir más allá, independientemente de que sea una oferta de campaña? ¿Cómo proponer que se rompa el muro de los votos insuficientes? ¿Cómo pueden sacarse las castañas de ese fuego infranqueable? Mientras el SNTE y MxM esperan, por la mañana del jueves 11 de abril la SEP y la CNTE se reúnen por ocasión número siete a dialogar, y pueden ser 70 o 700: pierden su tiempo pues las posturas están intransitables. Por eso el PRI, PAN, PRD, MC, sólo aguardan, sin ruido, porque saben que tienen el control sobre las castañas; mejor aún: desde el Senado tienen el control sobre el fuego. 

Posdata.- Durante seis años el actual titular de la SEV, Zenyazen Escobar García, primero como líder magisterial y luego como diputado local, mantuvo la afirmación de que en Veracruz no hubo docentes cesados por la reforma educativa (por ejemplo enbit.ly/2U5kVBT, de agosto de 2018). De pronto, en entrevista del 9 de abril dice que hay 120 cesados y que se les entregarán 120 plazas. Sorprende, el dato suena extraño. No cabe duda que pronto se hará pública la lista de nombres con sus respectivas adscripciones escolares para que se pueda justificar la entrega de 120 plazas.   

Twitter @WenceslaoXalapa

 

Comparte...

Comentarios en Facebook

Sobre Pluma invitada

avatar

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*