Los espacios clínicos, las plazas de internado y de servicio social en Baja California

                 
Comparte...

Creo que existen evidencias de que faltan espacios clínicos, plazas de internado y de servicio social para los estudiantes de medicina de la única universidad pública en Baja California (UABC) que forma médicos.

Presentaré mis argumentos sobre dos preguntas: ¿Cuál es la responsabilidad de cualquier empresa pública o privada en relación a la formación de sus empleados?, ¿Cuál es la responsabilidad del sistema sanitario en relación a la capacidad de los alumnos que se forman y a los internos que atienden a los pacientes de las instituciones del estado?

En la primera pregunta, parece lógico que cualquier empresario que desea invertir en la formación de sus trabajadores y realiza cursos para su formación, por ejemplo el de la Coca Cola, primero invertirá en la formación de esa empresa, y después, si las condiciones se lo permiten admitirá a algún trabajador de la Pepsi Cola. Ese ejemplo, no sucede en nuestro estado y probablemente en muchos estados del país. Los espacios clínicos, las plazas de internado y de servicio social, se distribuyen de manera similar en relación al número de estudiantes  entre los alumnos de las universidades públicas que principalmente son financiadas por el estado, que los de las escuelas privadas, financiadas principalmente con dinero de particulares y con el propósito legítimo de tener ganancias. En los dos casos a costa de infraestructura pagada por todos los contribuyentes.

La segunda pregunta, parecería lógico que los responsables del sistema sanitario quisieran que los alumnos, internos de pre-grado y pasantes en servicio social, con mejor rendimiento académico, valores y capacidad de diagnóstico y tratamiento, fueran escogidos para la atención de los pacientes de cada uno de los hospitales públicos, donde están como pacientes quienes contribuyen o han contribuido al salario de los médicos, paramédicos, la infraestructura, el equipo y el material que se usa para ellos. Sin embargo, esto no está sucediendo. 

Por ejemplo, en Baja California, de acuerdo a los resultados del ENARM 2019, de la UABC fueron aceptados en el Examen Nacional de Residencias Médicas, 288 aspirantes de las cuatro escuelas de la UABC y solamente 93 de las tres escuelas de la Universidad Xochicalco. Es decir, por cada tres egresados de la UABC y aceptados para una especialidad, solamente uno es aceptado de las universidades de Xochicalco. Este es uno de los indicadores de la calidad que tienen los estudiantes. Sin embargo, en el sistema sanitario (Instituto de Salud, ISSSTE, ISSSTECALI, IMSS, etc.) del estado, con la política actual de distribución de espacios clínicos, plazas de internado y servicio social, se prefieren a estudiantes con menos aptitudes, capacidades y conocimientos, lo que evidentemente pone en riesgo a los pacientes a los que debería otorgar la atención de mejor calidad y los alumnos de las escuelas privadas están utilizando las inversiones en equipo y material médico de manera menos eficiente que lo que lo harían los alumnos de las escuelas de la universidad pública.

Esta situación es muy grave, porque se está utilizando de manera ineficiente los recursos de los contribuyentes y se está poniendo en riesgo a los derechohabientes y a la población en general. Las autoridades del estado y las del gobierno federal deberían, en congruencia con la política del Lic. Andrés Manuel López Obrador, tomar medidas para que no exista este huachicoleo de los servicios médicos públicos para beneficio de las escuelas de medicina privadas y para que la inversión en educación superior, especialmente en medicina, sea para la formación de médicos de alta calidad de las universidades públicas y para la atención de salud de la población que acude a las instituciones públicas.

Las escuelas de medicina privada, deben crear sus propios hospitales donde formar los recursos humanos. Comprendo que es un gran negocio, y que puede seguir siendo sin que sea a costa de los recursos y la salud de los contribuyentes y los servicios públicos que estos pagan.

 

Dr. Arturo Jiménez Cruz

Profesor de la Facultad de Medicina y Psicología

UABC

Comparte...

Sobre Pluma invitada

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*