Archivo del Autor: Manuel Gil Antón

Hacia la raíz del polvo

manuel-gil-anton

Nuestros tiempos no son transparentes. Qué va: hay una espesa polvareda en el ambiente. No vemos claro para dónde vamos, y tampoco se avista una cala donde anclar para reparar el barco. Multitud de imágenes atraviesan, apresuradas, la retina, sin hallar acomodo en los estantes donde hace poco se entendía lo que pasaba. Educar va más allá de la escuela. Y mucho. Hace más de ...

Leer más »

La desaparición del futuro

manuel-gil-anton

Los han dejado sin dirección postal, sitio donde estudiar o lugar de trabajo. Les han quitado los saludos y el afecto de los suyos. Desaparecer le arranca al muchacho la posibilidad de ver y verlo, conversar y diferir si fuera el caso. No se ha ido a otro lado: lo han ido a un lugar sin coordenadas. Paradero desconocido. El ...

Leer más »

El huevo de la serpiente

manuel-gil-anton

Es en las entrañas. Un sitio al que los tzeltales llaman corazón y no refiere al órgano que lanza y recoge la sangre mientras estamos vivos, sino a la zona donde se aloja lo que sentimos. Ese lugar que se ensancha o reduce según andemos frente a la vida, el amor o la muerte, las tres heridas que dice Miguel Hernández, nos dan contorno al ...

Leer más »

La marcha y el telar

manuel-gil-anton

Reforma está repleto. Dicen que a la marcha del 22 de octubre asistieron 50 mil personas. En la escala humana, a ras de piso, fueron más. El dato preciso es otro: sin cuenta. Sin cuenta pares de zapatos, sin cuenta veladoras, sin cuenta voces y ratos largos de silencio. Incontables las arrugas en la cara de los padres con el ...

Leer más »

Escuela y barbarie

manuel-gil-anton

¿Qué libro de texto, dedicado a los valores, repara la grieta que la crueldad va ahondando en los ojos y memoria de nuestros hijos, en la nuestra? Si ignoran lo que está pasando en México, la experiencia escolar es un fracaso, y si lo que saben (o registran) es lo que dicen los medios, las redes informáticas o las conversaciones ...

Leer más »

¿Todo es cuestión de ciencia?

manuel-gil-anton

La peor manera de explicar un problema social, es postular que una sola causa permite comprender de manera cabal lo que ocurre y, por ende, si se modifica la manera en que tal factor se ha comportado en el pasado, surge un gran instrumento, ¿varita mágica?, irremediablemente precursora de esa palabra tan peligrosa y cimiento de cualquier dogma: Todo. En ...

Leer más »

La renuncia a regular no es cultural

manuel-gil-anton

Hay frases que son más que lugares comunes, ya de por sí estériles. Trillados, están ajados y roídos debida al uso sin medida: detienen el pensamiento y nos lanzan a la covacha de lo inevitable. Son tóxicas en cuanto suspenden la capacidad de entender las cosas. Culminan con la aprobación y aplauso general en la sobremesa, la plática de pasillo ...

Leer más »

‘Sntetón’ educativo

manuel-gil-anton

  “O yo no entiendo lo que está pasando, o ya pasó lo que estaba entendiendo”. Sentencia muy sabia de Monsiváis que surge, de inmediato, cuando lo que ocurre en el país carece de sentido y decencia, o ciertas acciones están preñadas de símbolos equívocos por decirlo suave, o barbaridades a secas para ser exactos. Abundan en el sol de ...

Leer más »

¿Dónde quedó la bolita?

manuel-gil-anton

Con la misma piedra tropezamos. Seis de cada diez aspirantes a ser maestros, luego de haber terminado sus estudios en una Escuela Normal, no resultaron idóneos para ocupar un puesto inicial en el servicio profesional docente. De inmediato, los medios – casi sin excepción – exclamaron: ¡Qué barbaridad! ¡Los que atenderán a nuestros hijos son ignorantes e indignos del apostolado ...

Leer más »

¿A qué le tiramos?

manuel-gil-anton

  En comparación con vivir en la calle, se ha dicho que el caserón de Zamora constituía una mejor situación para los niños que ahí moraban. Había problemas: hacinamiento, higiene paupérrima, mala alimentación y trato inadecuado —o simple maltrato— por parte de la benefactora y sus auxiliares, pero es necesario reconocer, insisten algunos, que es mejor tener una madre autoritaria ...

Leer más »