Archivo del Autor: Manuel Gil Antón

El Verde miente

manuel-gil-anton

Las tortillas. En lugar del papel tradicional, con la prestación de añadir a la de arriba un poco de sal para saborearla de regreso a casa, me topé en el barrio con un insulto a la inteligencia y la concreción de un delito. En el envoltorio está impreso: “leyes aprobadas”, “propuestas cumplidas” y, debajo, el logotipo del Partido Verde. La ...

Leer más »

¡No se prendió el foquito!

manuel-gil-anton

Imaginemos un automóvil, o si se quiere un avión, cuyo tablero de instrumentos no opere bien. En el primer caso, cuando hay una grave carencia de aceite en el motor, si no se enciende el signo que avisa del problema, al seguir conduciendo la probabilidad que ocurra la siempre costosa reparación que anuncia el mecánico: “se desvieló su coche”, es muy alta o ineludible. Oiga, reclamamos, no se encendió el foquito: ni hablar jefe, falló la computadora o el fusible. Va otra: el velocímetro marca 80 y la velocidad en serio no alcanza ni 50. ¡Hechos la mocha andamos!

Leer más »

No te quedes atrapado

manuel-gil-anton

Ya basta. Estamos hartos. Es preciso superarlo. Mira más lejos: al futuro luminoso derivado de las reformas estructurales. No te atores, escribidor. No caigan en la trampa, muchachos. Salgan del atascadero, muchachas. La verdad histórica se ha dicho. A callar. Den vuelta a la página. Total, el asunto es diáfano: un grupo de delincuentes recibió de otro grupo de delincuentes ...

Leer más »

La violencia y el Estado

manuel-gil-anton

Hablar importa. Las palabras, y el sentido de las expresiones con las que nos comunicamos, son siempre —y más en tiempos tan difíciles como los nuestros— cruciales. El modo en que nos referimos a lo que acontece, la precisión de los conceptos con los que nombramos a cierta entidad o proceso social, son vitales en la tarea de entender y ...

Leer más »

¿Quién reprobó?

manuel-gil-anton

La respuesta más fácil, cómoda y acostumbrada, es referirnos a “esos 6 de cada 10” que al presentar el conjunto de exámenes para la carrera profesional docente, mostraron fallas en su formación, de tal magnitud, que no permiten asegurar que cuenten con las aptitudes —de ahí la ubicación como “no aptos”— para coordinar el proceso de enseñanza y aprendizaje en la educación mexicana. No pasaron la prueba el ...

Leer más »

La aritmética de la SEP

manuel-gil-anton

Mal empieza la semana para el que ahorcan el lunes, y peor inicia el año para la Secretaría de Educación Pública si no sabe hacer las cuentas en educación superior. El dilema se puede enviar a los autores de PISA para que pidan a los alumnos esclarecer la lógica (¿?) que subyace a los siguientes datos. Uno: al terminar el sexenio anterior, la SEP ...

Leer más »

2014: ¿reforma educativa?

manuel-gil-anton

El parto de los montes. Este año había sido marcado como el destinado a llevar a cabo algunas de las intenciones centrales de la llamada Madre de Todas las Reformas de Gran Calado del actual gobierno: la educativa. El primer año, siguiendo la conclusión preferida para tranquilizar toda sobremesa ahíta de ignorancia sobre el país, el gobierno compró, y vendió, la frase que “todo es cuestión ...

Leer más »

Hacia la raíz del polvo

manuel-gil-anton

Nuestros tiempos no son transparentes. Qué va: hay una espesa polvareda en el ambiente. No vemos claro para dónde vamos, y tampoco se avista una cala donde anclar para reparar el barco. Multitud de imágenes atraviesan, apresuradas, la retina, sin hallar acomodo en los estantes donde hace poco se entendía lo que pasaba. Educar va más allá de la escuela. Y mucho. Hace más de ...

Leer más »

La desaparición del futuro

manuel-gil-anton

Los han dejado sin dirección postal, sitio donde estudiar o lugar de trabajo. Les han quitado los saludos y el afecto de los suyos. Desaparecer le arranca al muchacho la posibilidad de ver y verlo, conversar y diferir si fuera el caso. No se ha ido a otro lado: lo han ido a un lugar sin coordenadas. Paradero desconocido. El ...

Leer más »

El huevo de la serpiente

manuel-gil-anton

Es en las entrañas. Un sitio al que los tzeltales llaman corazón y no refiere al órgano que lanza y recoge la sangre mientras estamos vivos, sino a la zona donde se aloja lo que sentimos. Ese lugar que se ensancha o reduce según andemos frente a la vida, el amor o la muerte, las tres heridas que dice Miguel Hernández, nos dan contorno al ...

Leer más »