Dos discursos: propósito y violencia

Comparte...

En la 39 Conferencia General de la Unesco en París, el secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, con una arenga sobria refrendó que México es fiel a sus postulados. También señaló que la Reforma Educativa que instrumenta el gobierno deEnrique Peña Nietose inspira en los valores humanistas que promueve dicha organización.

El secretario Nuño elaboró una pieza sensata, diplomática, felicitó a las directoras generales saliente y entrante y criticó —sin mencionar su nombre— al Presidente de Estados Unidos: “Frente a la división y los muros debemos refrendar los valores de libertad, igualdad, solidaridad, tolerancia y cooperación internacional que nos unen a todos nosotros”. Por supuesto, presentó en ese foro las virtudes que —desde su perspectiva— tienen la Reforma Educativa y el nuevo modelo educativo.

“Este nuevo modelo parte de una visión muy clara de qué mexicanos queremos formar; por primera vez en nuestro país se plasmó en una carta, Los Fines de la Educación, los resultados esperados de nuestro sistema educativo, el objetivo es formar ciudadanos críticos, pero responsables, solidarios, que sepan convivir en sociedad y en libertad”.

Mientras tanto, la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación reanudó el jueves 3 de noviembre sus movilizaciones en la capital de Oaxaca al conmemorar el enfrentamiento que sostuvo con la Policía Federal y Estatal el 2 de noviembre de 2006, durante el conflicto social y político con el gobierno de Ulises Ruiz Ortiz. Revalida que quiere echar para abajo la Reforma Educativa.

Nuño insistió en que uno de los propósitos es “formar mexicanas y mexicanos seguros de sí mismos, plenos y felices; esta visión humanista e integral se plasma en un nuevo currículo con el que se busca que los niños y jóvenes aprendan a aprender”.

En la madrugada del 1 de noviembre, un grupo de encapuchados atacó con fuego las oficinas de la Subsecretaría de Educación Federalizada, en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, causaron destrozos y quemaron cohetones, lo que ocasionó un incendio. La pérdida de materiales y documentos es incalculable.

En su arenga, el secretario no dejó de lado a los docentes: “Pero también estamos trabajando con nuestros maestros y directores para llevar este cambio a las aulas, estamos fortaleciendo la formación inicial de los docentes con un plan para que en los próximos 20 años sean maestros bilingües y trilingües y, al mismo tiempo, estamos profesionalizando la labor de los maestros”.

Las notas de prensa acerca de la situación de las escuelas en Guerrero son devastadoras. Los docentes advirtieron que desde mediados de octubre la guerra de las bandas opuestas que riñen por el control de la zona de la montaña por el trasiego de drogas les impide trabajar; advierten que no hay seguridad.

Rosario García, de El Financiero, reportó que los maestros reciben amenazas vía celular con textos como, “Cuando decimos que no va a haber clases es porque se debe cumplir”. O “quieren que les pase algo, no queremos que haya gente inocente en lugares equivocados”.

Hoy escuchamos dos discursos antagónicos sobre el sistema escolar mexicano. Uno, el oficial, que, no obstante que registra obras, sigue siendo un propósito: fines nobles envueltos en política práctica que no se da abasto para excluir las inequidades y desbarajustes herencia del corporativismo.

Otro, el discurso de la violencia que se manifiesta en defensa de tradiciones corruptas y patrimonialistas del corporativismo que representa la CNTE. La paradoja: la ingobernabilidad que causó en Guerrero, hoy la aprovecha el crimen organizado y atemoriza a sus militantes.

El discurso de los propósitos y el de la violencia son incompatibles. De los dos escucharemos ecos y veremos lances en los próximos meses.

Comparte...

Comentarios en Facebook

Sobre Carlos Ornelas

avatar
Carlos Ornelas es doctor en educación por la Universidad de Stanford. Es Profesor de Educación y Comunicación en la Universidad Autónoma Metropolitana Xochimilco. Sus intereses de investigación incluyen el estudio de reformas educativas en perspectiva comparada. Su libro, El sistema educativo mexicano: la transición de fin de siglo (México: Fondo de Cultura Económica, 1995), tiene dos ediciones y 15 reimpresiones.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*