El Asesor Técnico Pedagógico idóneo, en vilo

Comparte...

*Prof. Oscar Isaac Corral Arias

En estos días se publican los resultados de la evaluación del desempeño aplicada a la primer generación de Asesores Técnico Pedagógicos(ATP) como producto de la Reforma Educativa del gobierno en turno. Es un hecho significativo, pero que al mismo tiempo preocupa a los docentes que realizan este tipo de funciones.

En el  décimo transitorio de la Ley General del Servicio Profesional Docente (LGSPD)  se describe cómo al año y medio de entrar en vigor, las Autoridades Educativas y los Organismos Descentralizados estaban conminados  a organizar y estructurar debidamente a quienes realizan funciones de ATP. Por ello, describe el tercer párrafo, la primer acción prioritaria tuvo por objeto regresar a todo el personal de ATP a su función, es decir, al salón de clases.

La LGSPD supuso un cambio contundente en las reglas del ingreso, promoción y permanencia.  Conviene recordar que antes los ATP eran comisionados. La designación de este personal era discrecional y representaba una parcela del poder de supervisores, jefes de sector, mandos medios de las Autoridades Educativas Locales y desde luego, del sindicato.  De manera que la designación de los ATP no era meritocrática y ni respondía a criterios académicos en la mayoría de los casos.

El rol de los ATP es fundamental para el apoyo y asesoría técnica pedagógica a los docentes y directores, en la implementación de las propuestas de la propia SEP y en el seguimiento en las mismas. En resumen, es un agente que propicia la mejora educativa en las escuelas a partir de la toma de decisiones informada.  Sin embargo, aunque la LGSPD establece que este personal no debe realizar trabajos administrativos, la realidad es que los ATP juegan un papel sustantivo en el desarrollo de estas tareas, ya que la “simplificación” o “descarga administrativa” todavía es una aspiración.  Los ATP son pieza indispensable para la correcta operación de las supervisiones escolares y jefaturas de sector.

 Con la llegada de los exámenes de ingreso se establecieron dos grupos de ATP:los idóneos y los temporales. Los primeros son quienes decidieron jugar con las reglas de la ley y entrar de lleno al mundillo que pinta la Reforma Educativa. Mientras que los segundos, lo conforman personal que no se ha evaluado, se resiste y ve con desconfianza los procesos de evaluación, acaso porque piensan que se verán afectados laboralmente. O bien, han optado por otras opciones de promoción más atractivas que la propia asesoría. Quizás tengan razón.

 Es preciso señalar que una preocupación que comparten tanto idóneos como temporales es la incertidumbre que existe a la luz de la creación de una nueva categoría, la que daría por fin el reconocimiento que merece la figura del ATP en el Sistema Educativo. Ello alimenta la zozobra de los docentes ya que luego de dos años, la primer generación está por recibir los resultados del examen de desempeño aplicado a asesores técnicos y no se conocen, de manera oficial, las condiciones laborales que realizarán durante este ciclo escolar: horario, salario y funciones.

Un hecho que llama la atención es que en semanas recientes el secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño anunciara, con bombo y platillo, a través de los medios de comunicación la creación de mil 200 plazas para docentes de inglés en las normales. Un hecho significativo, sin duda, pero lo que salta a la vista es cómo el titular de la SEP confirmó el salario y las prestaciones -decorosas por cierto-, de los futuros docentes de inglés en las normales. Entrevistado el secretario, hizo un desglose preciso de las condiciones laborales que les deparan a los futuros “teachers” normalistas.  Situación contraria a los ATP por promoción que desde hace dos años desconocen detalles como esos.

PARTICIPACIÓN NACIONAL DE DOCENTES A CONCURSOS ORDINARIOS  DE PROMOCIÓN
CICLO ESCOLAR
15-16 16-17
FUNCIÓN Idóneos Total Idóneos Total
Educación Básica Director 14,114 23,586 12,556 21,144
ATP 3,228 7,614 2,020 4,268
Supervisor 4,310 9,882 5,246 11,385
Educación Media Superior Director 1,646 3,424 1,888 3,804
ATP 92 185 61 131
Supervisor 122 439 51 107

Fuente: Elaboración propia con datos de la Coordinación Nacional del Servicio Profesional Docente, 2015 y 2016.

 

Acaso la indefinición de estos aspectos haya menguado la participación de los docentes en los exámenes de promoción como ATP.  Lo cierto es que la función no goza de prestigio en el gremio. Los docentes no la ven atractiva y ven más riesgos que beneficios. La comunicación de las diferentes Coordinaciones Estatales del Servicio Profesional Docente (CESPD), en muchos estados, no ha sido efectiva con los ATP; lo que alimenta la incertidumbre de quienes ya están en la función y aleja  a los posibles aspirantes, quienes ven mejor opción en los cargos de dirección, subdirección y supervisión.

Quizás la realización de exámenes para el ingreso, la promoción y permanencia contribuyan a profesionalizar la función, a dotarla de un perfil académico más apropiado. Aunado a lo anterior, la operación del Servicio de Asistencia Técnica a la Escuela (SATE) contribuye a darle un lugar relevante al ATP, ya que contempla la creación de un equipo técnico estatal para operar este servicio conformado únicamente por ATP Idóneos, según señalan los lineamientos generales del SATE.  No obstante esto debe complementarse con una propuesta laboral atractiva y justa a las exigencias que se espera según los estándares de desempeño que la SEP establece para la función.

Por lo pronto, los ATP estamos en vilo, esperando resultados y condiciones favorables para robustecer la función, dotarla de mayor rigor académico, ético y, en suma, más profesional. Es necesario superar ese pasado oscuro que estigmatiza a la función, renovarla con un nuevo ATP que se consolide como favorecedor de la mejora educativa.

*Asesor Técnico Pedagógico de Educación Primaria.

Comparte...

Comentarios en Facebook

Sobre Pluma invitada

avatar

2 comentarios

  1. avatar

    Con mucho respeto veo muchas contradicciones pues dicen que como mínimo los profesores deben tener estudios de licenciatura sin embargo me ha tocado ver que se presenta en exámen y se resulta idóneo sin embargo que otro tipo de perfil académico reúnen, sin menospreciar a los compañeros, como se pretende que asesoren si no tienen otros estudios o especialidades para apoyar a los docentes en la práctica, y muchos llegan con la actitud de no llegar a apoyar al maestro sino a sentirse supervisores y juzgar el trabajo de los maestros frente a grupo

  2. avatar
    Catalina Inclán

    Prof. Corral Arias, me parece también relevante indicar, para seguir describiendo las circunstancias que rodean a esta figura, que la primera generación que concursó para este perfil, no recibió (por lo menos en la Ciudad de México) notificación a tiempo sobre la zona en la que se ubicarían, ni la notificación de su función y que en ese proceso de indefinición algunos renunciaron. Además, que la compensación por la actividad es baja (usted puede aclarar con mayor claridad) así como los tiempos en la que la han recibido. Al parecer también hay un desajuste entre ATP de matemáticas y lenguaje (no hay en mismo número, sigo hablando de la CDM) y que una de sus primeras encomiendas fue subir de nivel a las escuelas que obtuvieron nivel I en PLANEA, cuestión compleja para que quedara únicamente en sus manos. Hemos encontrado, en una investigación en proceso de cierre, que efectivamente subsisten quienes se habían desempeñado en esa función y quienes ingresan vía concurso (no exactamente los mismos) pues para concurso se requiere la licenciatura mínimo. Coincido en la importancia de su función, el Modelo Educativo los menciona (aunque no los nombra como tal) hasta el momento parecen en el limbo como figura.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*