El Modelo Educativo de 2017: ¿qué propone para resolver el rezago escolar?

Comparte...

El Modelo Educativo del país se relanza esta semana, pero persiste la pregunta de hacia donde se dirige la política educativa; está dando vueltas en círculos o avanza aunque de manera tortuosa. Aun no se sabe si habrá presupuesto adicional para implementar el modelo 2017.

Antes de perdernos en los detalles del modelo educativo 2017 propongo analizar su alcance preguntando cómo enfrentará los problemas de mayor profundidad en la educación del país; los problemas sistémicos. Pongo a consideración una pregunta ¿Qué propone el modelo 2017 para atender el rezago escolar? El rezago escolar es la forma concreta en que se expresa la baja calidad del sistema educativo,

Para valorar el modelo 2017 necesitamos establecer algunos puntos de referencia:

Primero, el rezago escolar se refiere a los estudiantes que no están aprendiendo lo que deberían según su edad y grado escolar. Las evaluaciones señalan un alto porcentaje de alumnos con un nivel insuficiente y bajo de aprovechamiento en cada grado escolar y en cada materia. La medición de la prueba PISA señala el bajo nivel de formación proporcionado a jóvenes de 15 años con la educación básica del país.

Segundo, es un problema acumulado; se van acumulando deficiencias en enseñanza y aprendizaje desde el ingreso al primer grado de primaria. Consideremos a los alumnos que en marzo de 2017 cursan el sexto grado de primaria. Necesitamos hacer la pregunta ¿Qué dejaron de aprender en quinto, cuarto, tercer grado, …?, ¿Qué se planea realizar para recuperar ese rezago en el ciclo actual?, ¿Cómo prevenir que los alumnos de sexto grado no acumulen más rezagos?, ¿Cómo será la enseñanza a los alumnos según el dominio de la materia que tienen? El mismo tipo de pregunta se necesita hacer para todos los grados escolares.

Tercero, el rezago escolar no lo resuelve un docente de manera individual. Para empezar a corregir fallas, consideremos que un docente de 4o de primaria necesita comunicar a los docentes de 3er grado las deficiencias de los alumnos de 4o y el colectivo docente necesita considerar cómo prevenir que se siga acumulando el rezago en los siguientes ciclos escolares. Esto mismo hay que hacer para cada grado escolar en cada grupo de alumnos.

Cuarto, ¿Cuál es la estrategia de enseñanza para recuperar lo que los alumnos no aprendieron en ciclos previos? Parece evidente que es diferente el método de enseñanza (secuencias didácticas, planeación, tiempos) para un alumno de cuarto grado que aprendió el 100% de lo esperado en el tercer grado respecto a otros alumnos que aprendieron menos, digamos 50% de lo esperado. El problema es más complicado porque en cada grupo de alumnos hay diferentes niveles de comprensión y aprovechamiento. Por ello, no es suficiente con asignar toda la responsabilidad al docente de cada grupo. Se necesitan estrategias diseñadas por equipos de expertos y, además, se requieren recursos económicos y, particularmente, de tiempo para dedicarlo a la docencia que permita abatir el rezago. Es decir, se requieren recursos económicos para capacitar a los docentes en estrategias específicas para abatir el rezago y se requiere de tiempos para que los niños recuperen los conocimientos que deberían tener y, también, para que aprendan lo que corresponde en el grado que cursan. Por ejemplo, un alumno de sexto grado de primaria puede poseer conocimientos de matemáticas que corresponden a cuarto grado y tendría el docente que regularizarlo para abatir ese rezago y, en el mismo ciclo escolar, debe aprender lo que corresponda a sexto grado.

Quinto, ¿Cuáles son los recursos disponibles? El tiempo y los recursos para recuperar el rezago son adicionales a los recursos asignados para la enseñanza en cada ciclo escolar. Solo para tener una referencia: Si la recuperación del rezago requiere por lo menos 1 hora adicional de trabajo diario de alumnos y docentes; tiempo adicional al horario de 4-5 horas de cada escuela, entonces se necesitaría un aumento de entre 20% y 25% del actual gasto por escuela.

Sexto, las experiencias en otros países pueden ser un buen punto de referencia para valorar la visión del modelo 2017.

En Colombia hay un programa llamado Aceleración del Aprendizaje que parte del diagnóstico de los niveles de comprensión de los niños que cursan un mismo grado y organiza la enseñanza de cada materia con tres grados de dificultad: básico, intermedio y avanzado. Para ello, se requiere un método didáctico y capacitación para los docentes para que puedan enseñar una misma materia en esos tres niveles. La efectividad del programa depende del método de enseñanza y de la capacitación del docente en este método; es una capacitación específica y con objetivos precisos que en Colombia está dando excelentes resultados para abatir el rezago educativo en la educación primaria. El objetivo es que en un año se cierre la brecha de aprovechamiento de los alumnos y puedan entonces cursar el año que les corresponda según su edad con los conocimientos necesarios. Este programa no es una política general sino que se aplica en las regiones con mayor rezago educativo, ya que para aplicarlo al universo de escuelas se requiere un aumento importante del gasto; como son: recursos para financiar la capacitación de los docentes, para reorganizar la práctica docente en el aula, tiempos para coordinar y planear en las escuelas, materiales didácticos, entre otros (este programa se puede conocer con mayor detalle en el libro: Buenas prácticas de educación básica en América Latina, 2005, coordinado por Carlos Ornelas y publicado por ILCE-CEAL).

Un segundo ejemplo es la estrategia aplicada en educación secundaria en el Reino Unido. El objetivo de política es evitar el rezago mediante la adaptación del sistema educativo a las necesidades de aprendizaje de los estudiantes. Para ello, cuando un alumno ingresa a secundaria tiene que presentar un examen por materia y se determinan tres niveles de comprensión: básico, intermedio y avanzado. Con esta calificación se asigna el grupo al que asistirá cada alumno para aprender cada materia, por ejemplo: un alumno de primero de secundaria puede tomar la clase de matemáticas avanzadas, lectura de comprensión en nivel intermedio, geografía básica, y así sucesivamente con cada materia. Esto implica abrir tres grupos de diferente nivel por materia. De esta manera cada alumno avanza por materia según sus necesidades.

Las dos estrategias anotadas, la primera para educación primaria y la segunda para educación secundaria, son solo ejemplos que señalan la necesidad, por un lado, de un diseño de política orientado por el problema que se desea resolver y, por otro, de un aumento sustancial del gasto, o mejor dicho de un aumento de la inversión en educación.

El rezago escolar es tal vez el mayor problema sistémico de la educación en México. Por ello, formular en general que el objetivo de la política es mejorar la calidad educativa es diferente a formular el objetivo preciso de reducir el rezago escolar. El primero hace una promesa a futuro y el segundo compromete las acciones en el presente.

Para valor el alcance del modelo 2017, cabe hacer las preguntas: ¿Cuál es la estrategia que propone el modelo educativo 2017 para atender el rezago escolar?, ¿Qué componentes del modelo 2017 servirán para adoptar estrategias que atiendan ese problema?, ¿Qué componentes no se incluye en el modelo de 2017 para atender el rezago?, ¿Cómo se evaluará la efectividad del modelo educativo de 2017 para atender éste problema sistémico?

Comparte...

Comentarios en Facebook

Sobre Claudia Santizo

avatar

Un comentario

  1. avatar
    Claudia Santizo

    Estas experiencias que comentan Milagros Manteca y Emma Mendoza deberían conocerlas todos los docentes; antes de que este conocimiento se pierda.
    Saludos cordiales.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*