Archivo del Autor: Manuel Gil Antón

avatar

Ahí están, volvieron tristes

manuel-gil-anton

Las jacarandas iluminaron la ciudad. Tercas, pese a ventarrones, contingencias y descuidos. Buscan bajo el asfalto tierra buena para nutrirse. Signo de esperanza siempre, su aparición este año trajo consigo, zurcida a la luz, melancolía. Volvieron tristes y llevan razón.

Leer más »

Mudos e invisibles

manuel-gil-anton

Las profesoras y los maestros mexicanos han sido concebidos, en la reforma educativa, como infantes. No es baladí: infancia proviene del latín, infans, que por su etimología significa “el que no habla”. Infantia equivale a la incapacidad de hablar. Los que de esto saben aclaran que no sólo se alude a la carencia de elementos para enunciar palabras: implica que no se cuenta con las condiciones para expresarse de una manera inteligible para otros. Es quien no sabe hablar.

Leer más »

La reforma educativa: el fin de un prejuicio

manuel-gil-anton

La reforma tuvo, como eje fundamental en su diseño, un supuesto: la fuente, si no única, sí la más importante de los problemas educativos en México, era el magisterio. Al ser concebidos como causa, la acusación simplificadora fue inmediata: los profesores y las maestras en el país, desde preescolar al nivel medio superior, estaban mal preparados. Inculpados sin miramientos, ni matiz, como un gremio repleto de flojos, violentos, ignorantes y desobligados, el (también) único remedio era evaluarlos: “el corazón de la reforma es la evaluación”. Ha sido de tal manera central este prejuicio, que ha generado lo propio e inevitable: perjuicios. Sobre todo, la estigmatización de las y los docentes y, derivado de ello, su ubicación en el proceso como objetos, cosas a reformar, y no como sujetos, socios indispensables, en la transformación que sin duda requiere el acceso al conocimiento en el país.

Leer más »

¿Lo que parece, es?

manuel-gil-anton

Se dice que en política “lo que aparenta ser, es lo que es”, con independencia de lo que sucede. Podrá ser ley en ese campo, no lo sé, pero en educación no vale: ahí lo que pretende ser, sin ser, no es, aunque luzca. La forma, sin fondo, deforma a fondo.

Leer más »

México: país imaginario

manuel-gil-anton

Escenografía. Desde muy temprano en la vida, quien esto escribe supo de tal oficio en el teatro. Uno de nuestros mayores —en todos los sentidos de la palabra— lo ha ejercido a lo largo de sus años. Cuando ya tuvimos hijos, le pidieron a David que los llevara a una función para saber cómo era su trabajo. El puñado de niños y nosotros ocupamos casi toda la cuarta fila. Al terminar la obra, nos llevó al escenario para que vieran de cerca su quehacer. El más pequeño, desconcertado, dijo: oigan, no son libros de verdad. Tocaba los lomos de los aparentes volúmenes en la también falsa estantería del salón en el que transcurrió la última escena. Son de cartón duro, nada más están pintados. Parecían tan ciertos, remató. Con paciencia, le explicó al pequeño, y a todos, cómo se hacían esas piezas y los llevó a la parte posterior del proscenio donde estaban otros artilugios empleados esa noche. El caso es que parezcan ser lo que tus ojos miran, decía sonriendo, y veas una biblioteca, o una calle, según se necesite para que ocurra la historia. A eso me dedico.

Leer más »

¿Secretaría de Aviación Pública?

manuel-gil-anton

El lunes 25 de enero, el secretario de Educación dio a conocer el Plan Escuela al Centro. Gran cobertura, en el contexto de la Confederación Nacional de Gobernadores (Conago) y la Biblioteca de la escuela Benito Juárez, ámbito excepcional por sus instalaciones, preparada, siempre, para la foto.

Leer más »

Usted perdone: estamos aprendiendo

manuel-gil-anton

En educación, 2016 será intenso: la SEP anunció iniciativas que merecen atención de todos, especialmente del magisterio, el actor ausente, a tres años aún, del diseño y ejecución de los cambios. Han sido concebidos como materia inerte, y moldeable, sobre la que las autoridades experimentan sin evidencia que asegure la idoneidad educativa de sus acciones. No ha prevalecido la racionalidad técnica y sus tiempos de maduración, sino la premura derivada de un conjunto de leyes mal elaboradas.

Leer más »

La SEP y ‘El jardinero fiel’

manuel-gil-anton

¿Qué tiene que ver la película inglesa (2005), con base en una novela de John Le Carre, y la evaluación del desempeño docente que llevó a cabo la SEP en 2015 a más de cien mil docentes en el país? Salvando las enormes distancias, hay un hilo que las une.

Leer más »

La escuela de Tejas

manuel-gil-anton

Ligeros de equipaje, dice la nota, el 30 de octubre llegaron a la ciudad de México los niños cantores mixes, luego de un viaje de varias horas desde su comunidad, Tejas, ubicada en el municipio serrano de Santa María Tlahuitoltepec, Oaxaca. No venían deoquis, hermoso mexicanismo que significa de balde o en vano. Nada de eso: su encomienda era cantar el Himno Nacional en la inauguración del Gran Premio de México de la Fórmula 1 que retornaba, luego de muchos años, a nuestro país.

Leer más »

Sojuzgar

manuel-gil-anton

La mirada severa. Tono de voz que procura firmeza en el mensaje monocorde: el que no se presente a la evaluación para la permanencia será separado del servicio. Es la ley. La reforma educativa no tiene vuelta atrás. Si no pasa el examen conservará el trabajo, no se preocupe. El asunto es que se apersone, en la sede que indica el oficio, a la hora debida. Lo que importa es que se ajuste a lo estipulado. Presentarse, obedecer, formarse en la fila, someterse: entrar a la maquinaria sin fin de la desconfianza para que demuestre, cada tanto, lo contrario. Sin un nivel adecuado a la primera, permanecerá en las aulas, pierda cuidado. Tendrá una marca en la frente nada más: “insuficiente”, que se borra a través de la capacitación que le daremos para que, a la que sigue, ya pase. O a la otra.

Leer más »