Author Archives: Manuel Gil Antón

La evaluación: ¿Objetos o sujetos?

manuel-gil-anton

No es lo mismo ser un objeto que se medirá en comparación con un parámetro, que ser un sujeto activo en el proceso de detectar —mientras se lleva a cabo el proceso educativo— los aciertos, defectos o problemas a resolver con el fin de tomar medidas que permitan mejorar, o corregir a tiempo, el rumbo y lograr los fines programados. Este cambio no es menor. Al contrario, es crucial para concebir a la evaluación como un medio al servicio de la tarea pedagógica, y no como un fin. Tampoco, por estar bien ubicada en el proceso de aprendizaje, su realización es fácil: todo lo contrario, es un reto intelectual muy grande.

Read More »

Educación: la propuesta ‘decolonial’

Las posiciones extremas –ciencia versus conocimiento comunitario– no llevan a ningún lado. Es interesante, en principio, limitar la pretensión de valor universal y exclusivo del conocimiento canónico heredado de la modernidad, sin caer en lo que se critica: entronizar el saber de los pueblos originarios y afrodescendientes, y postular que es el único válido, inconmovible y liberador. Como bien se afirma: ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre.

Read More »

La peor nostalgia

manuel-gil-anton

No es posible negar, de ninguna manera, que en los procesos de colonización se impuso, de forma a la vez violenta y sofisticada (el sincretismo sesgado como conquista ideológica) una visión del mundo y formas de organización social que destruyeron, o asimilaron a su conveniencia, las propias de las sociedades sometidas al poder de quienes, por la vía de la espada y la cruz, las arrasaron. Los crímenes y el ejercicio brutal de la violencia, así como modalidades de hibridación favorables a los invasores y su cosmovisión, basada en la racionalidad occidental como sustento de una pretendida forma superior de civilización, es una realidad histórica ineludible. 

Read More »

Pienso, luego insisto

manuel-gil-anton

Si para Descartes la duda fue el camino para sostener el hecho de estar pensando, del cual deriva su famosa frase: “Pienso, luego existo”, cabe la posibilidad de postular a la duda como partera de la crítica y, por lo tanto, ante las preguntas reiteradas a las autoridades educativas, que no se han respondido, es imprescindible ejercer la facultad de insistir.

Read More »

Estudie mucho, mañana lo espero

manuel-gil-anton

Desde el 11 de septiembre de 1973, Álvaro y el profesor tuvieron que ocultarse. Había sido derrocado, en Chile, el gobierno del presidente Allende, truncando el proyecto de la Unidad Popular. Pinochet, implacable asesino, toma el poder y persigue a quienes se oponían al golpe de estado, máxime si habían colaborado con el gobierno depuesto a balazos. Ambos se sabían parte de ese grupo.

Read More »

El maestro no sabe enseñar

manuel-gil-anton

“¿Puede usted venir a la junta del Comisariado Ejidal el sábado? Es que queremos que se vaya el profesor porque no trabaja bien”. Corría el año de 1977, casi la prehistoria. En un ejido del municipio de Yajalón, en Chiapas, laboraba uno de los mejores maestros rurales que he conocido y la idea de que fuese despedido me alarmó. ¿Qué estaría pasando?

Read More »

Escuela y Comunidad en la Nueva Escuela Mexicana

manuel-gil-anton

En la versión más reciente del “Plan de estudios de la educación básica 2022 (Marco y estructura curricular)”, se advierte, con más claridad, lo que la SEP propone para transformar los procesos de aprendizaje en el país. Esto ocurre porque se reducen los adjetivos con que se caracterizaba el alto contraste entre lo anterior y lo porvenir, para dar paso a argumentos sustantivos. Se puede, entonces, debatir tanto la orientación como las formas en que se organizarían los contenidos de lo que, de manera más extensa (aunque no siempre clara) caracteriza a la Nueva Escuela Mexicana.

Read More »

Educación: el eterno retorno de siempre es lo mismo

manuel-gil-anton

Los adjetivos son atajos para eludir argumentos; los sustantivos requieren explicación fundada. No hay tiempo, no hay apertura al diálogo, no hay calma: más de lo mismo, o peor, con una multitud de acusaciones al pasado que la sabiduría de cada gobierno se arroga. No va por ahí nada sólido, aunque a los oídos de los presidentes, y las élites del momento, les complazca.

Read More »

El arte en la escuela

manuel-gil-anton

Como al Olmo Seco de Machado, al que “algunas hojas verdes le han salido”, a deshoras de la vida dirán los cortos de vista, he vuelto al prodigio de sentarme en un pupitre y aprender. Párvulo a pesar de los surcos en la cara —en la escuela que volví eso no importa— me afano a trazar en el cuaderno bosquejos distintos del alfabeto de antaño, y deletreo, con torpeza, lo leído, mientras se apila en ese estante, herencia del abuelo, lo que habrá por leer.

Read More »

Los límites de la escuela

manuel-gil-anton

La decisión de cancelar a las Escuelas de Tiempo Completo, para concentrar los recursos en las labores de mejora de la infraestructura escolar, arguyendo que así hay más beneficios en la educación de la población vulnerable, ha sido –con razón– criticada. La idea posterior de otorgar recursos, directamente a las familias, para solventar el cese de las jornadas ampliadas es un ...

Read More »